Sin categoría

Principios y orientaciones para fortalecer la dimensión social de la educación superior en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES)

Compartimos algunas reflexiones sobre el comunicado de la Conferencia Ministerial del EEES (celebrada en Roma el pasado 19 de Noviembre de 2020):

La dimensión social es uno de los elementos constituyentes del EEES. Con este comunicado, la dimensión social de EEES, se completa al integrar también el compromiso social de la Universidad. No cabe duda que el enfoque del aprendizaje-servicio supone una contribución relevante para hacer efectiva esta nueva visión de la dimensión social de la universidad.

La Conferencia Ministerial del EEES de 19 de noviembre de 2020 “Asumir el reto, creando nuevos espacios, cancelando distancias”, adopta una serie de principios para fortalecer la dimensión social de la educación superior: “(nuestras) instituciones de educación superior se comprometan con nuestras sociedades para abordar las múltiples amenazas a la paz global, los valores democráticos, la libertad de información, la salud y el bienestar, entre otras las creadas o exacerbadas por la pandemia”. Y más adelante que las instituciones de educación superior: “deben preparar a los estudiantes para que se conviertan en ciudadanos activos, críticos y responsables y ofrecer oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida para apoyarlos en su función social”.

Concretamente, la Conferencia ha adoptado el documento sobre “Principios y orientaciones para fortalecer la dimensión social de la educación superior en el EEES” (Preparado por el BFUG Advisory Group 1 on Social Dimension) en donde se indica que  “las instituciones de educación superior deben garantizar que el compromiso social en la educación suprior promueva diversidad, equidad e inclusión (9)”, así se define el compromiso social de la universidad como “un proceso mediante el cual las instituciones de educación superior se comprometen con las organizaciones interesadas de la comunidad para emprender actividades conjuntas que puedan ser de beneficio mutuo. Al igual que las políticas de dimensión social, el compromiso social debe integrarse en las misiones centrales de la educación superior. Debe comprometerse con la enseñanza y el aprendizaje, la investigación, y el intercambio de servicios y conocimientos, los estudiantes y el personal de gestión de las instituciones de educación superior. Este compromiso proporciona una base holística sobre la cual las universidades pueden abordar una amplia gama de necesidades sociales, incluidas las de grupos vulnerables, desfavorecidos y subrepresentados, al tiempo que enriquecen su enseñanza, investigación y otras funciones básicas. Además “las partes interesadas de la comunidad (por ejemplo, autoridades locales, organizaciones culturales, organizaciones no gubernamentales, empresas, ciudadanos) deberían poder participar de manera significativa con los actores de la educación superior a través del diálogo abierto. Esto permitirá asociaciones genuinas entre la universidad y la comunidad, que pueden abordar de manera efectiva los desafíos sociales y democráticos”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *