Pasión de estudiantes en el jardín barroco

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Conferencias de autor, visitas exclusivas, colaboración institucional y alojamiento gratis, han sido las claves del éxito del curso de verano de la UNED celebrado en el palacio que Felipe V construyera en La Granja de San Ildefonso. Florentina Vidal Galachi, directora del curso “Jardines y Parques Históricos” nos habla del esfuerzo y la acogida de esta segunda edición del curso.

 

Mesapresenp

 

En el acto de inauguración, la directora del curso, Florentina Vidal, estuvo acompañada por Antonio López Peláez, director del Centro Asociado de la UNED en Segovia; José Luis Vázquez Fernández, alcalde del Real Sitio de San Ildefonso; Francisco Javier García Castilla, vicerrector adjunto de Extensión Universitaria y Cursos de Verano y el coordinador del curso Eduardo Juárez Valero.

 

El curso sobre “Jardines y Parques Históricos” casi duplicó el número de estudiantes matriculados en su segunda convocatoria. Florentina Vidal Galache y Eduardo Juárez Valero codirectores, tantearon en la primera edición el interés por el tema y por el espacio elegido para celebrarlo, La Granja de San Ildefonso. Una vez verificada la buena acogida y el índice de satisfacción de las alumnas y alumnos que lo siguieron, reforzaron sus nexos con distintas instituciones locales y nacionales.

 

¿El resultado? Visitas a espacios del jardín no abiertos al público; a áreas recién restauradas -o en proceso de restauración- según los planos originales; conferencias con tan alto grado de erudición como de entusiasmo; alojamiento gratuito para los estudiantes; un porcentaje de estudiantes apasionados que repiten curso y… que ya preguntan por la convocatoria del año próximo.

 

Pregunta: Enhorabuena por el aumento del número de estudiantes en tiempos de declive económico, ¿comparte con nosotros la fórmula para conseguirlo?

Florentina Vidal: Este curso tiene éxito por tres cuestiones. La primera edición fue enteramente financiada por la Fundación Carlos de Amberes, lo que nos permitió valorar el interés de os estudiantes por el tema, la forma de tratarlo y esta localidad como sede de los cursos de verano.

 

La temática ha resultado un acierto, no hay muchos cursos de jardines y estamos en uno de los poquísimos que quedan en España. Hemos seleccionado una serie de ponentes muy destacados, como Ana y Mónica Luengo, con un alto reconocimiento internacional como arquitectas paisajistas o Virginia García Entero, nuestra experta de la UNED en jardines clásicos.

 

En segundo lugar, tenemos ya la experiencia del éxito del año pasado, de la intensidad con que los estudiantes contemplan un jardín barroco prácticamente completo y en permanente restauración. Es un viaje a sus orígenes del siglo XVIII.

 

Y además el marco es muy adecuado para un curso de verano. Estamos en una localidad con una actividad cultural muy intensa y apoyada por el Ayuntamiento: se suceden los conciertos de música clásica, hay festivales de altura. Como ejemplo, una de nuestras alumnas, artista de artes visuales, expone una de sus instalaciones dentro del ciclo de noches de luna llena en Segovia.

 

jardindebroderiep

El jardín de «broderie». Al fondo, el grupo de estudiantes de la UNED.

 

P.: En el programa se incluyen casi tantas conferencias en el aula como “trabajo de campo”, con clases al aire libre y mucha interacción entre estudiantes y profesores ¿Es decisión de la dirección o exigencia de los matriculados?

F.V.: Sin duda la parte práctica es uno de los alicientes del curso. Este año hemos podido visitar zonas reservadas de los jardines, como la Partida de la Reina, con el huerto y la botica del antiguo convento de Los Jerónimos. Y la Partida del Rey, con la Casa de las Flores y el Jardín de Broderie (bordado) que hace poco que se ha restaurado sobre los planos originales. Es un placer ver lo que disfrutan los alumnos, sus comentarios, su curiosidad, el placer del contacto directo con la historia de la arquitectura paisajista. Tanto como atender las explicaciones de quienes están trabajando día a día en el jardín, que nos acompañan en el recorrido y nos transmiten el entusiasmo con que abordan la restauración.

 

P.: Es éste el diseño del programa lo que asentó este curso en La Granja?

F.V.: No sólo esto. En realidad, para ofrecer un valor añadido a nuestros estudiantes hemos trabajado mucho en la colaboración de la UNED con otras instituciones. El Ayuntamiento de San Ildefonso, que siempre respalda todas las iniciativas de la UNED; el CENEAM (Centro Nacional de Educación Ambiental), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que nos cede gratuitamente las cabañas de Valsaín; y el Centro de Investigación de la Guerra Civil que nos brinda su apoyo logístico, desde el reparto de documentación, el control de las sesiones para que nadie se pierda o la grabación de las conferencias.

 

P.: Entonces ¿ese valor añadido es lo que hace que los estudiantes “repitan” curso en el jardín barroco?

F.V.: Ese valor añadido es un incentivo más. Los otros son las distintas formas, distintos temas y distintos puntos de vista a la hora de “vivir” los jardines y el palacio de Felipe V aquí en San Ildefonso. De hecho, los estudiantes empiezan ya a preguntar por el programa del verano que viene, lo que demuestra su grado de satisfacción.

 

P.: ¿Y qué tiene pensado ofrecerles?

F.V.: Eso se lo contaré a Sin Distancia el año que viene…

 

Aida Fernández Vázquez
Edición web: Óliver Yuste

Compartir.

1 comentario

  1. José Manuel Grande el

    Sin lugar a dudas el curso ha sido interesante para cualquiera que quisiera acercarse a este mundo del jardín histórico. Pero, además, ha resultado divertido como cabe esperar de una actividad de extensión universitaría. El entorno y el que el gran «animador» sea amén de experto, nativo, hace que merezca la pena la experiencia.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×