Mitos de agua, piedra y bronce

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Felipe V dejó escritos en piedra, bronce y agua su discurso político, su amor por la reina Isabel de Farnesio y su peculiar forma de disfrutar de la vida. Utilizó mitos griegos y romanos y numerosas alegorías que se esconden en las fuentes del palacio de La Granja. Los descubrimos de la mano de Eduardo Juárez Valero, cronista oficial del Real Sitio de San Ildefonso y coordinador del curso “Jardines y parques históricos”, dirigido por Florentina Vidal Galache, en el centro asociado de la UNED en Segovia.

 

FAmiliaFelipeVFelipe V el Animoso, antepasado de nuestro actual Rey, Felipe VI, recuerda Juárez, era “un individuo peculiar, depresivo, poco dado a la higiene, melómano y absolutamente entregado a tres pasiones: una, su segunda esposa, Isabel de Farnesio, de la que estaba profundamente enamorado y con la que compartía alcoba cada noche, algo insólito entre la realeza de todos los tiempos; otra, la dinastía Borbónica, que logró asentar en España tras 13 años de guerra contra los Austrias; y la tercera los placeres de la caza, la música y el juego galante en sus jardines y parque de La Granja”.

 

felipeninoFelipe V llegó a España siendo adolescente, con la orden de su abuelo, Luis XIV de Francia, el “Rey Sol”, de asentar en el trono español la dinastía de los Borbón. Lo consiguió tras una larga guerra y la firma del Tratado de Utrech. Su primera esposa, María Luisa Gabriela de Saboya murió de tuberculosis a los 25 años, recién acabada la contienda. Ya coronado rey, se casó en segundas nupcias con Isabel de Farnesio, una mujer de carácter fuerte, que sería su gran amor y su apoyo leal hasta el final de sus días. A ella y a sus logros políticos y militares dedicaría las fuentes míticas de La Granja.

 

La construcción de las fuentes se inicia en 1720 y se concluye en 1732. Hay 26 fuentes monumentales y dos menores, más la que se sitúa en la piscifactoría. Eduardo Juárez desvela para SinDistancia los secretos de las más impactantes.

 

FeunteFama1

 

La fuente de la Fama narra la victoria de Felipe V contra los turcos del rey Bey Hassan y la conquista de la ciudad de Oran en 1732. Bajo un caballo alado se despeñan los moros y en la base aparecen los cuatro ríos de la península ibérica que han luchado contra el Islam.

 

FeunteFama2

 

Dos ancianos, el Duero y el Ebro, y dos ninfas, el Guadiana, que se cubre los ojos, y el Guadalquivir, que riegan sus territorios. El discurso político que representan es el triunfo de la monarquía borbónica sobre el imperio.

 

CascadaFoto3

Detalle de los conjuntos escultóricos de las fuentes de La Cascada Nueva

 

Justo frente a las habitaciones del Rey, lo primero que ve al despertarse, es el conjunto arquitectóico de las fuentes de la Cascada Nueva, con las fuentes que la jalonan. En la fuente de Amphítrite, la esposa de Neptuno en la mitología romana, aparece una mujer medio desnuda, representación alegórica, que no real, de su esposa Isabel de Farnesio, la compañera leal y amada del dios, el rey. En ella se incluyen los escudos de las casas de Felipe V e Isabel de Farnesio, los grandes emperadores del mundo conocido entonces.

 

Escudos

Los escudos de Felipe V e Isabel de Farnesio se repiten en los jardines

 

En la parte alta de la Cascada Nueva aparece la fuente de Las Tres Gracias, Aglae, Talia y Eufrosina, hijas de Júpiter. Son la imagen de la felicidad, la alegría y la fiesta. El rey ha cumplido con su obligación, ha ganado la guerra, ha instaurado la monquía borbónica y es el momento de disfrutar de la vida.

 

El Honor, un guerrero romano coronado de laurel y con el mundo a sus pies, testigo de la liberación de Andrómeda

El Honor, un guerrero romano coronado de laurel y con el mundo a sus pies, testigo de la liberación de Andrómeda

 

La Fuente de Andrómeda esta situada en la confluencia de 8 sendas del parque que sirvieron en su día de cita a las partidas de caza del Rey. En su diseño Andrómeda aparece encadenada a unas rocas mientras Perseo acuchilla al monstruo que la retiene para liberarla. La diosa Minerva está tras él por si necesita ayuda y Cupido le ayuda a romper las cadenas. Alrededor de la fuente ocho hornacinas, cada una con una alegoría representada, son testigos de la escena.

 

Una ninfa, con la corona de Laurel, a punto de celebrar el triunfo de la escena

Una ninfa, con la corona de Laurel, a punto de celebrar el triunfo de la escena

 

La victoria de Perseo sobre el monstruo marino representa, en realidad, a la monarquía borbónica “liberando” España de los enemigos; la Casa de Austria. Cupido es el amor que el pueblo español siente por el rey Felipe V; Minerva, la astura, la guerrera, la estratega militar, es el símbolo de Francia, que apoya al rey, Perseo, y el monstruo marino es, obviamente, la dinastía de los Habsburgo.

 

Aida Fernández Vázquez
Edición web: Óliver Yuste

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×