La promoción de la salud a través de una correcta alimentación y el ejercicio físico centra el primer Curso de Verano de la UNED en Ávila

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Este miércoles 27 de junio han dado comienzo en el Centro Asociado de Ávila los Cursos de Verano de la UNED con ‘Alimentación y ejercicio físico en un estilo de vida saludable’, que se desarrolla hasta el día 29 bajo la dirección de la profesora de Nutrición y Dietética Socorro Coral Calvo Bruzos, con quien hemos hablado sobre lo que van a aprender durante estos tres días de formación.

Este curso, que ha dado por inaugurada esta 29ª edición de los Cursos de Verano de la UNED, nace en el marco de la actividad de formación permanente con la que cuenta la Universidad con un Curso de Experto Universitario en Actividad Física, Deporte y Alimentación, en colaboración, desde hace ya cinco años, con el Servicio de Nutrición del Hospital Universitario de la Paz de Madrid y con el Departamento de Fisiología del Deporte y de la Actividad Física de la Universidad Politécnica de Madrid.

Según ha explicado Calvo Bruzos, parten de un binomio que es indisoluble, formado por la promoción de la salud en relación no sólo con la alimentación, sino también con el deporte y la actividad física o el ejercicio físico, “en definitiva, moverse”, ha reseñado. En general, lo que han buscado en este curso el “promocionar la salud”, ha destacado.

La profesora de la UNED se ha referido a la recientemente conocida Encuesta Nacional de Salud 2017, donde se alerta de los altos parámetros de obesidad y sobrepeso que existen en nuestro país, sobre todo entre los niños, “un problema muy importante”, bajo su punto de vista. Calvo Bruzos destaca que, en su trabajo, han conseguido dar a conocer el problema a la población, pero, sin embargo, tienen como asignatura pendiente crear unas conductas y unos hábitos permanentes con un estilo de vida saludable.

Tal y como ha advertido, “tenemos que hacer ejercicio y actividad física de una manera seria y rigurosa, porque tiene beneficios para la salud”, porque, ha dicho, mejoraría de forma evidente posibles enfermedades y patologías en sociedades industrializadas como la nuestra, como pueden ser la hipertensión, la diabetes o la osteoporosis, entre otras muchas”. Hoy, ha dicho, “no se puede hablar de salud sin hacerlo de la actividad física, de ejercicio físico o de deporte”.

Calvo Bruzos ha destacado que “en este tema, estamos cambiando desde el punto de vista educativo y formativo gracias a las nuevas tecnologías”, porque “antes era más difícil llegar a la población y convencerla”.

Por otra parte, también ha destacado que “muchos de los problemas de sobrepeso y obesidad se deben a que comemos más de lo que realmente necesitamos”. Y es que, ha lamentado, “estamos en un desbalance a favor de comer mucho más de lo que necesitamos y eso, en décadas, produce un exceso de grasa que conlleva el problema que nos ocupa de la obesidad”. El consumo alimentario que hacemos “está cambiando en términos de raciones”, ha apuntado, porque “consumimos raciones muy grandes y no hay por qué prohibir nada, hay que reducir las cantidades y no suprimir alimentos”.

El curso cuenta con especial atención a la actividad física explicada de una manera muy clara con un programa de actividad física desarrollado por dos de los ponentes, Pedro J. Benito y Javier Butragueño, ambos de la Universidad Politécnica de Madrid, que ha dado unos resultados magníficos, porque, ha dicho Calvo Bruzos “de nada sirve hacer una de esas dietas aberrantes que circulan por ahí si no hacemos actividad física, igualmente que sólo haciendo actividad física tampoco adelgazamos”. Por ello, ha destacado, “la conjunción de este binomio es lo que nos lleva al éxito”.

Finalmente, ha destacado, “con esta formación, queremos dejar claro que estamos hablando de salud, no de estética”, porque, ha dicho, “una masa de grasa en nuestro cuerpo produce problemas en nuestra salud y no debemos olvidar que la primera causa de muerte en nuestro país son las enfermedades cardiovasculares, lo que se puede solucionar con un control adecuado del patrón de alimentación, de un consumo de los alimentos muy aproximado a lo que se conocer como dieta mediterránea, todo ello de la mano de ejercicio, la actividad física y el deporte, manteniendo una regularidad del ejercicio aeróbico”.

 

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×