Finaliza el curso de verano ‘Cultura, solidaridad y diversidad en un mundo despiadado’

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El Centro Penitenciario Sevilla I acogió del 24 al 26 de junio el curso de verano “Cultura, solidaridad y diversidad en un mundo despiadado”, dirigido por Salvatore Bartolotta, coordinador del Programa de Doctorado en Filología de la Escuela Internacional de Doctorado de la UNED (EIDUNED), y codirigido por Mercedes Arriaga Flórez, directora del Grupo de Investigación ‘Escritora y Escritura’ de la Universidad de Sevilla.

César José Mansilla Valverde, subdirector del Equipo Observación y Tratamiento del Centro Penitenciario Sevilla I, y Eladio Bodas González, director del Centro Asociado de la UNED en Sevilla, fueron los encargados de inaugurar este curso de verano.

La actividad estival proporcionaba una serie de nociones teóricas en torno a estos temas con una visión del mundo actual que todos conocemos y sufrimos, de cara a adquirir herramientas conceptuales y de análisis de la realidad que nos circunda, pero además proponía una serie de actividades prácticas en las que se solicitaba de los alumnos una participación activa y empática con las personas y situaciones más desfavorecidas.

Algunos de los talleres que se propusieron consistieron en pintar con la boca sin ayuda de las manos, dibujar algo que los compañeros describían por señas o escribir algunas frases con la mano izquierda. De esta forma el tema de la diversidad y la discapacidad no estuvo presente solo como nociones y conceptos, sino como autentica sensibilización y solidaridad, como auténtico posicionamiento en el lugar de los “otros”.

El tema de la cultura fue abordado desde diferentes perspectivas: se realizó un taller sobre escritoras solidarias y emprendedoras sociales, con la conferencia de Yolanda Ruano Laparra, donde se restaba el papel de algunas artistas a través de sus obras en el ámbito de la solidaridad social, junto con la desigualdad que todavía suponen para las mujeres algunos ámbitos como el deporte.

Alessia della Rocca propuso un taller de barajas de deportistas mujeres, sensibilizando sobre la invisibilización a la que se ven sometidas. El micromachismo fue otro de los temas tratados por los doctores Daniele Cerrato y Salvatore Bartolotta, que también contó con un taller de cómo identificarlo y evitarlo.

Se contó con la colaboración de dos profesores de la Universidad Nacional de Costa Rica, Yorleny Espinoza Jiménez y Jose Luis Ramírez Obregón, este último músico, compositor y director de orquesta, que presentaron un panorama sobre la música y los valores de las canciones populares de su país, seguido de un concierto de guitarra en el que se escucharon las palabras y las voces disidentes de América Latina.

La solidaridad estuvo presente a través de conferencias como la de Caterina Duraccio, que hacía una reflexión global sobre la emigración y sobre el hecho de que en todos los países existen migrantes y a veces son personas cercanas a nosotros. El taller que se propuso fue el de redactar breves historias sobre experiencias vividas en primera persona o de familiares relacionados con este tema. Dichas historias se mezclaron en una maleta de cartón y compusieron una historia coral común llena de memoria donde los recuerdos y experiencias de muchas personas se fundían y se entrelazaban.

Mientras que Eva Moreno Lago propuso un taller de teatro social en el que se llevaban a escena los temas o historias que los participantes habían vivido en sus experiencias personales, a través de muñecos realizados por ellos mismos con materiales tan inusuales como calcetines, estropajos, botones, etc,…

La psicóloga argentina Malena Rubistein Poleeff dirigió una sesión de psicodrama en la que los participantes crearon varias esculturas a través de diferentes posiciones de sus cuerpos que representaban los valores del curso, figuras que se integraron en una sola como un mosaico compuesto por todos los asistentes.

En definitiva, el curso de verano “Cultura, solidaridad y diversidad en un mundo despiadado” pretendía fomentar los valores de la cultura, la solidaridad y la diversidad no solo a nivel académico, sino a nivel humano de convivencia. Una vez más la UNED apuesta por la teoría y la práctica, por una cultura viva que forme a través de ideas, los libros o las propuestas teóricas, pero también transforme a los participantes en mejores personas, una cultura que se propone el mejoramiento intelectual y espiritual.

UNED Sevilla: vídeo del curso de verano.

 

Comunicación UNED

Compartir.

1 comentario

  1. VICTORIA AGUADO el

    Muchas gracias al Equipo de Salvatore Bartollota; a Mercedes Arriaga.Ha sido muy ameno y divertido Las relaciones transversales entre alumnos externos, internos de distintos perfiles y profesionales de la Institución de perfiles y competencias diversa. Ha sido muy enriquecedor. Viajando a través de escritoras ,deportistas habilidades de distintas materias, los talleres han sido muy amenos donde se han podido expresar poniéndose en el papel del otro que desde la diversidad y otras capacidades son grandes artistas expresando y creando utilizando todas sus potenciales …

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×