“El profesor no puede ser sustituido por la Wikipedia”, Alejandro Tiana en el curso Pensar la Educación

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El secretario de Estado de Educación en funciones, anterior rector de la UNED, Alejandro Tiana, cerró el curso Pensar la Educación con una conferencia en la que desveló a grandes rasgos la nueva Ley de Educación presentada por la Ministra Isabel Celáa el pasado mes de febrero,  que se desarrollará si repite el gobierno socialista y que se negociará en cualquier caso. El proyecto de ley analizado en detalle para los estudiantes de la UNED resultó el colofón perfecto a un exitoso curso inaugurado por el rector Ricardo Mairal y dirigido por Ana María Marcos del Cano, catedrática de Filosofía del Derecho, con unos 60 estudiantes matriculados, parte de los y las cuales siguieron las clases online y participaron a través del campus virtual.

Marcos del Cano planteó el programa Pensar la Educación como un foro de debate donde se responde a cuestiones como qué es lo que educa a la persona; cómo se conjuga el derecho a la educación con la libertad de enseñanza; cuáles son las experiencias innovadoras que se están dando en la actualidad; qué cambios legislativos introduce la nueva Ley de Educación.

Cuestiones que se abordaron con las conferencia y talleres ofrecidos tras el acto de inauguración presidido por el rector Mairal, acompañado por la directora del curso, Marcos del Cano y el director del Centro Asociado de Madrid, Antonio Zapardiel.  Ponencias como “El derecho a la Educación: base para una igualdad real”, de la propia directora; “Aprendizaje y servicio”, del profesor de instituto Juan de Vicente Abad; “Los nuevos retos de la educación en la Comunidad de Madrid. Reflexiones desde la realidad educativa”, de Juan José Ortega, inspector de Educción de Alcalá de Henares; o “Creencias y educación. Aristas de las creencias religiosas en la escuela”, Almudena Rodriguez profesora de Derecho Eclesiástico de la UNED.

Los estudiantes contaron también con la intervención del filósofo italiano Vincenzo Costa, de la Università degli studi del Molise , que ha dedicado gran parte de su vida, precisamente, a investigar, escribir y pensar sobre la Educación. Ofreció los talleres “La transformación de la experiencia y los retos educativos de la era actual” y “La transformación de la experiencia y los retos educativos de la era actual” y participó en mesa redonda sobre el aprendizaje a lo largo de la vida. Su verbo apasionado, su expresividad gestual y la facilidad para conectar con su audiencia le convirtió en el ponente más celebrado, el que deslumbró a los estudiantes y más les divirtió con su discurso. Hasta que llegó Tiana y les contó los detalles la nueva ley de Educación que regirá su vida profesional.

Una ley de consenso para la Educación

Alejandro Tiana explicó pormenorizadamente la gestación, en tiempo récord, del nuevo proyecto de Ley orgánica de Educación, una propuesta presentada por la ministra de Educación, Isabel Celáa en febrero del presente curso. Y que fue redactada, indicó el secretario de Estado de Educación, con la intención de conseguir el máximo consenso, con más de un centenar de asociaciones educativas que presentaron sus propuestas y más de 40.000 correos electrónicos remitidos por padres, profesores y ciudadanos con sus sugerencias.

El anterior rector de la UNED, que ha participado en varias redacciones de anteriores leyes desde distintos puestos en el Ministerio, explicó que, pese a la creencia generalizada de que las reglas han cambiado continuamente, “es una percepción algo engañosa. Por ejemplo, la LOMCE generó tal oposición y se demostró tan conflictiva que el propio PP renunció a llevar adelante, en aspectos como la reválida de 4º de la ESO, por ejemplo”. El objetivo final es, para él, “encontrar el modo de ser más justos con los estudiantes para ayudarles a que sigan adelante”.

El anterior rector enfatizó los cinco ejes en los que ha de basarse, y de hecho se basa, la nueva ley: los Derechos de la infancia; la perspectiva de género; la educación digital; el aprendizaje personalizado y la educación sostenible. Cuestiones como eliminar las barreras socioeconómicas que arrojan peores resultados para los estudiantes procedentes de familias   con menos recursos o de la inmigración; la formación entre los 0 y 3 años; la recuperación del número de profesores y de grupos de apoyo que la crisis económica dejó bajo mínimos; garantizar la igualdad de género entre niños y niñas en las aulas; aumentar el prestigio de la formación profesional que en otros países está valorada por empresas e instituciones; y adecuar la profesión docente a las técnicas y necesidades del mundo digital y del mundo sostenible, que implica conocimiento técnico y enseñanzas sujetas a la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Y para todo ello, modificar la soledad del profesorado, que llega al final de su carrera universitaria, donde nos hemos ocupado bien de ellas y ellos, y se encuentra sin ningún apoyo, ni por parte de los compañeros con quienes podrían interactuar en las aulas y sin ningún sistema de evaluación docente instituido que le permita modernizar sus competencias. “La escuela ha de trasmitir una educación crítica que permita a los estudiantes saber manejarse en un mundo global en el que Internet y las redes sociales suministran contenidos permanentemente. Es el profesor quien debe identificar el grado de fiabilidad, de credibilidad de toda esa información, no siempre contrastada. Y estamos aquí para garantizar que el profesor, el maestro, no va a ser sustituido por la Wikipedia”, aseguró el anterior rector de la UNED.

Terminada la lección, Tiana respondió a decenas de preguntas, incluidas algunas frente a la grabadora en la que una alumna había recogido todas las cuestiones que le habían planteado sus compañeros de clase, que no seguían el curso Pensar la Educación. El anterior rector de la UNED, complaciente y erudito, fue tratando por orden los diferentes asuntos: la ratio profesor-alumnos; la atención a la diversidad; las homologación con os títulos universitarios de la formación de música y otras disciplinas artísticas en conservatorios y escuelas…”Pues ha respondido a todo”, comentaba en un corrillo, al salir del aula, la estudiante malagueña dueña de la grabadora, “se nota cuánto sabe, es de agradecer la cercanía, el respeto y la paciencia con que nos ha escuchado y atendido y qué bien nos ha informado. Pero no le hemos sacado nada que él no haya querido decir ¡Se nota que es un político!”.

Aida Fernández Váquez

Fotografías: José Rodríguez

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×