El derecho a la educación para todos, 100 años después

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Libertad, conocimiento, reinserción, tres conceptos fundidos en la imagen de Andrés Masa capturada en la cárcel de Albolote

El 28 de junio de 1909 se publica en España el decreto de obligatoriedad de la enseñanza elemental.

 

El derecho a la educación para todos llegaba para cambiar un país que salía del siglo XIX con un porcentaje de escolarización que fluctuaba entre el 25 y el 35 por ciento; un analfabetismo masivo, -especialmente entre las mujeres-;  maestros poco formados – más del 52 por ciento de maestros y casi el 57 por ciento de maestras carecían de titulación- y con salarios paupérrimos que les obligaban a tener un segundo trabajo para subsistir. Las escuelas, cuando el pueblo las tenía, se instalaban en edificios ruinosos, insalubres, sin ventilación ni luz. (*) 

 

Y de aquella España medio iletrada, inculta e ignorante, hemos pasado en poco más de un siglo, a un modelo de país culto y hasta erudito. Un mundo donde el conocimiento fluye a través de las redes de transmisión de datos hacia sofisticados soportes informáticos o se destila, lenta y placenteramente, por las orillas del río Vero, donde un profesor como Sergio Ripoll puede mostrar a sus alumnos un tesoro de pinturas rupestres y vestigios arqueológicos ocultos en el entorno natural. Un patrimonio  por descubrir del que nos adelanta algún detalle Pilar Sierra, desde Barbastro.  

 

Y es que la educación para todos es un logro adquirido hace muy poquito. Patrimonio de los estamentos primero y de los que podían pagársela después, sólo se ha generalizado, a trompicones históricos, en el último siglo. Y eso si hablamos de la vieja Europa. En otros continentes el derecho de acceso a la escuela sigue vetado a grandes sectores de población.

 

Y de derechos nos habla Sara Lafuente, desde Madrid, que compara las legislaciones española y del resto de la Unión Europea para detectar las diferencias en cuanto al tratamiento de las personas y la familia. Lo hace en el curso dirigido por Mónica Guzmán e inaugurado por el director del centro, Carlos Prado. A finales de semana, nos contarán sus conclusiones.

 

Andrés Masa también habla de derechos, tan novedosos como importantes para quienes luchan por ellos: el derecho a la reinserción, con los 90 internos y los 90 externos que siguen el curso de la cárcel de Albolote; el derecho a la adopción, que debaten profesores y estudiantes del centro de Motril; y el derecho a constituir la familia que uno o una quiera- monoparental, homoparental, reconstituída, multiétnica, tardía…-, sin ser por ello estigmatizados o señalados con el dedo.

 

Y María Dolores Orantos, desde Plasencia, habla de salud, otro de nuestros derechos adquiridos, y lo hace reseñando el curso multidisciplinar sobre oncología. La directora, Consuelo Boticario, aborda la psicología como uno de los pilares de un tratamiento eficaz. Alude, para ello, a Galeno, maestro de médicos en la antigua Grecia , que ya observó en su día que “las mujeres con temperamento melancólico son más propensas a sufrir cáncer de mama que las de temperamento sanguíneo”.

 

Entre todos los derechos, el derecho a la educación para todos es la parte que nos corresponde celebrar, la parte que hemos elegido poner en el valor en centros dispersos por toda España un día más, 102 años después del decreto de 1909, en esta XXII convocatoria de los cursos de verano dela UNED.

Compartir.

No hay comentarios

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×