«El curso es muy interesante al plantearse como una convivencia en un centro penitenciario con alumnos internos, funcionarios de prisiones y profesores»

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Juan Luis de Diego Arias, director del curso de verano que se celebrará en Teixeiro los días 4, 5 y 6 de julio.

El Centro Asociado de la UNED en A Coruña, organiza, como viene siendo habitual en este lapso estival, un nuevo curso de verano. «Nuevas vías profesionales en los Centros Penitenciarios», es una propuesta formativa desde la que se persigue reflexionar en torno a la configuración actual de los estudios que ofrece esta universidad, formulados como un mecanismo eficaz de salida en el horizonte laboral de un centro penitenciario.

El curso se desarrollará en única modalidad presencial, los días 4, 5 y 6 de julio en las dependencias del penal de Teixeiro y a su término, se certificará con 1 crédito ECTS.

Como en años anteriores, esta actividad se plantea desde una visión téórico-práctica. Un programa que comprende ponencias desde el ámbito académico; docentes de reconocido prestigio procedentes de las universidades de Santiago de Compostela, A Coruña o la UNED y presentaciones a cargo de personal responsable de diferentes áreas del centro penitenciario o de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, desde el Ministerio del Interior.

Juan Luis de Diego Arias, director del curso y profesor en el departamento de Derecho Político de la UNED, es buen conocedor del funcionamiento de estos programas de verano. Estuvo al frente de la formación propuesta en el año 2016 «Las nuevas vías de reinserción: módulos terapéuticos y módulos de respeto», y definía así su trayectoria:

«El humanismo, entendido como el cultivo de las capacidades humanas, con el compromiso ético de actuar en favor del bien común, es la línea de fuerza que intento dé coherencia y sentido a mi vida. Nací en el seno de una familia de juristas donde me aficioné al estudio al que me he aplicado desde la primera escolarización hasta la actualidad sin solución de continuidad. Muy joven me incorporé al ejercicio de la abogacía en el despacho familiar, allí se entiende la profesión como servicio a las personas. Llevo más de veintiocho años ejerciendo como letrado en entidades como el Banco Herrero (ahora Banco Sabadell), Fomento de Construcciones y Contratas S.A., Fundación Esther Koplowitz y Dominum Dirección y Gestión, S.A.

El asesoramiento jurídico y la actuación ante los Tribunales me han provisto de una visión práctica y realista del Derecho.

Durante seis años viví como monje, en ellos realicé la experiencia de la profundización en el autoconocimiento y en la unificación, en la vida común y en el trabajo en equipo. Mi actividad solidaria tiene su vertiente voluntaria (Constructora Benéfica, Asociación de familia) y su vertiente profesional (Fundación Esther Koplowitz) en la que aumenté mi capacidad de relación personal en todos los estratos sociales, gestioné cantidades importantes de dinero y me puso en contacto con diversas Administraciones Públicas para trabajar en común con las mismas. Soy profesor asociado desde hace veinte años. Cuando el ejercicio de mi profesión de abogado me lo ha permitido, he intensificado mi actividad universitaria. En pocos años he podido publicar trabajos y culminar mi tesis doctoral “El derecho a la intimidad de las personas reclusas” que ha merecido un premio nacional».

«Una de las líneas formativas esenciales del curso en 2018 -afirma de Diego- se plantea desde la exposición de las labores profesionales que un criminólogo puede desempeñar en un centro penitenciario. La Criminología es una ciencia multidisciplinar que utiliza herramientas del Derecho, de la Psicología y de la Sociología para comprender el hecho delictivo, su génesis, sus protagonistas y conseguir la reparación de la víctima, la reinserción de la persona que ha delinquido, así como la prevención de los delitos».

«El curso es muy interesante -comenta Juan Luis- al plantearse como una convivencia en un centro penitenciario con alumnos internos, funcionarios de prisiones y profesores; por el conocimiento de unas actividades profesionales que pueden abrir un horizonte laboral a personas con perfil humanista y sensibilidad social. En lo relativo al interés para los internos, no solo es de vital importancia la mencionada convivencia, se verá a través del conocimiento que se hará de la Criminología como vehículo para autocomprendernos y para explorar caminos de superación del delito y de sus consecuencias. Los internos tendrán la posibilidad de conocer vías de acceso a facetas de su personalidad que, en positivo, favorecen el camino de la reinserción que comienza ya en la prisión».

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×