Contra la ceguera

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Ciegos están los que ante la tele ven en 440 sólo una cifra y no el dolor de las familias que pierden a sus hijos mientras juegan en la playa. Ciegos quienes oyen 81.000 refugiados y no ven la casa en escombros, la huida hacia los campos de madres con bebés en brazos, las chilabas cubiertas de polvo y sangre. Ciegos los que programan el robot que saltará en el teléfono del propietario de una vivienda codiciada por el invasor: “abandone su casa. En breves minutos el espacio será bombardeado”.

 

ciego

Ciegos los que cargan el fuselaje de un avión para que suelten bombas sobre la Franja. Ciegos quienes desde la molicie de la cumbre de las naciones del mundo, miran hacia otro lado mientras esperan que el agresor se canse de arrasar plazas y hospitales, playas y calles, barrios enteros. Ciegos los que no cuentan que sólo son 13 días desde el inicio de la masacre, que la previsión es la escalada del terror, las cifras agigantándose cada hora, las tumbas enseñoreadas del suelo codiciado, el triunfo de la masacre y la muerte.


 

El remedio a tanta ceguera está en la educación. Y de eso se trata esta semana en los Cursos de Verano de la UNED, con patrocinio del Banco Santander: de educar en la diversidad, en la sensibilidad, en la empatía. Educar como fórmula de conocimiento, en oposición a la barbarie. Y regular la forma de hacerlo. En Denia, el Rector, Alejandro Tiana Ferrer, catedrático de Historia de la Educación y Educación Comparada, participa en el curso “De la libertad de enseñanza al derecho a la educación: la LOMCE a debate”.

 

IMG_4331

Marian Albalat nos cuenta que, en su conferencia, Tiana reflexionaba sobre los continuos cambios en materia de legislación ecducativa he hizo hincapié en la atención a diversidad. “Podemos ponerlos en la piel de un adolescente que debe decidir su futuro. Posiblemente tenga algunas ideas claras, pero otras es probable que las cambie conforme vayan pasando los años de estudio”.

 

Este curso consigue una visión poliédrica de la Educación, con aportaciones de otros académicos, como el catedrático Gustavo Suárez Pertierra y el profesor José Daniel Pelayo, que analizaron la enseñanza de la religión en la escuela y la simbología presente en las aulas en un entorno de educación para la diversidad, encaminada a evitar conflictos. Y como la intervención de Vicent Mas Estela, tutor de la UNED de Denia que abogó por evaluaciones internacionales , nacionales y autonómicas para evaluar los cambios en la sociedad, integrarlos en la educación.

 

Empatia, la otra forma de ver

 

Asturias

Begoña Ibarrola, escritora de de relatos que se emplean en centros educativo de todo el país para favorecer el desarrollo de competencias emocionales participaba en Gijón en el curso “El desarrollo de las inteligencias múltiples en diferentes etapas educativas y en el ámbito familiar”. Durante la entrevista que mantuvo con Pablo Núñez dejó patente que “la competitividad ciega la empatía y la cooperación la favorece”. En sus conclusiones se desprende que una herramienta para combatir la ceguera social, una de las bazas de la educación, es el entrenamiento de la inteligencia emocional. Los jóvenes han de “aprender estrategias para enfrentarse a los retos y situaciones que la vida le depare”.

 

Símbolo

Durante siglos la masonería fue una organización escondida, que no se dejaba ver. La directora del curso “Doscientos años de masonería en España”, organizado por la Fundación UNED, Rosa Martínez Segarra, le cuenta a Inma Luque los secretos de una de las entidades más controvertidas y enigmáticas desde la Edad Media. Y le da algunas de las razones que, quizá, la hayan permitido sobrevivir al paso del tiempo. “Tiene como principios la tolerancia mutua, el respeto a uno mismo y a los demás, así como la libertad de conciencia más absoluta. Está abierta a todas las personas de cualquier condición social, raza, sexo, nacionalidad, opinión política o creencia religiosa”.
 
Quizá estos principios les han servido a sus miembros para convivir inmersos en sociedades diversas y resolver conflictos. Principios que habrá que hacer ver, de algún modo, a quienes, ciegos de codicia, desencadenan la muerte.

 

Aida Fernández Vázquez
Edición web: Elena Lobato

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×