Compártelo todo

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Lo que compartió con nosotros el Secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Mario Bedera, sobre la aventura de la educación.

 
Denditras. Autor: Adolfo Vázquez Quesada

Denditras. Autor: Adolfo Vázquez Quesada

Hace ya algunos años escribió Robert Fulghum un libro de título significativo: Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en el parvulario. Quizás lo conozcan. Dice Fulghum en la introducción que cada primavera, durante muchos años, se ha impuesto la tarea de escribir una declaración personal de sus creencias. «Cuando era más joven, dice, la declaración ocupaba muchas páginas en que trataba de cubrir cada tema sin dejar cabos sueltos. Sonaba como una sentencia del Tribunal Supremo, como si las palabras pudiesen resolver todos los conflictos relativos al significado de la existencia. Recientemente me he empeñado en reducir la declaración de mis creencias personales a una sola página en términos sencillos, con plena conciencia del realismo ingenuo que eso suponía».

 

Dice el autor que ha descubierto que ya sabe la mayor parte de lo que hace falta para vivir una vida significativa. Y dice que la sabiduría no estaba en la cima de la montaña de los cursos de doctorado, sino en el rectángulo de arena de la Escuela Infantil. Y enumera las cosas que aprendió, las cosas que le enseñaron:
– Compártelo todo.
– Juega limpio.
– No le pegues a la gente.
– Vuelve a poner las cosas donde las encontraste.
– Limpia siempre lo que ensucies.
– Pide perdón cuando lastimes a alguien.
– Lávate las manos antes de comer.
– Sonrójate.
– Las galletas calientes y la leche fría son buenas.
– Vive una vida equilibrada.
– Aprende algo y piensa en algo.
– Dibuja, pinta, canta, baila, juega y trabaja cada día un poco.
– Duerme la siesta.
– Cuando salgas al mundo, ten cuidado con el tráfico.
– Tómate de las manos y no te alejes.
– Permanece atento a lo maravilloso.
– Recuerda la pequeña semilla en el vaso, las raíces bajan y la planta sube y nadie sabe realmente cómo ni por qué, pero todos somos así.
– Los peces de colores, los ratones blancos e incluso la pequeña semilla del vaso, todos mueren y nosotros también.
– Recuerdo una de las primeras palabras que me enseñaron, una muy grande: mira.

 

Todo lo que necesitas saber está allí, en alguna parte. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología y la política, la igualdad y la vida sana.
Toma cualquiera de estos ítems y tradúcelo en términos adultos sofisticados y aplícalo a tu vida familiar o a tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo y se mantendrá verdadero, claro y firme. Y aún es verdad, no importa cuan viejo seas, que al salir al mundo es mejor tomarse de las manos y no alejarse demasiado».

 

Autor: Leonor García

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×