Compañeros de curso… en la cárcel

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

En ediciones anteriores en un curso de verano, Música en la cárcel, nos acercamos a otra realidad… estudiar en un centro penitenciario. Nos asombra, por ejemplo, el ingenio de un interno al confeccionar las notas musicales que adornan el escenario con cinta aislante negra…
 

Compañeros de curso... en la cárcel

 
«-Como lo cuentes en el módulo, te mato.» -Bromea un interno con su compañero, al volver a sentarse tras danzar en corro por el escenario.
 
Son tantas y tan personales las historias que allí conviven que necesitaría cientos de líneas para contarlas, por eso, hoy sólo voy a recordar a Carmen y Antonio.

 
Carmen acababa de superar el Curso de Acceso, y no sabía si matricularse en Turismo o en Trabajo Social.
«Estudio porque me sirve para valorarme como persona, porque aquí uno se pierde entre la masa -1.900 internos-. Estudio para saber que soy yo, que puedo. Llamo por teléfono a mi madre desde el módulo y le digo: -¡mami, he aprobado en la UNED!».
 
Antonio, estaba estudiando Filología Inglesa… ¡y es bilingüe!.
«Estudio para no convertirme en un animal aquí dentro. Estudio Filología Inglesa. Mi madre es inglesa, yo soy bilingüe, pero soy licenciado en Filosofía. Estando aquí dentro el primer año lo pasé muy mal. Me puse a estudiar para tener contacto con el exterior y no perder la humanización. Eres un preso, y acabas animalizándote. Los comentarios constantes son sobre delitos y drogas… temas apasionantes. La opción de estudiar una carrera donde aprender cultura y tradición del mundo de donde viene mi madre me pareció bonito».
 
Todos ellos, junto a sus compañeros participaron en el curso sobre música, en el que como muestran las fotografías, Pilar Lago, la directora del curso, fué fiel a su frase de presentación: -‘Estamos aquí sobre todo para pasar un buen rato’.
 
 
 

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×