Codicia

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×
cambista y su mujer

Foto: ‘El cambista y su mujer’, de Marinus van Reyerswaele. – 1539 .- Museo del Prado

La codicia copa la actualidad de nuestro país. Codicia de acumulación de bienes materiales, de dinero, de poder. Codicia que a veces lleva a la cárcel a algunos y otras veces destapa la ineficacia de sistemas jurídicos incapaces de corregirla o condenarla. Codicia que empieza con “C” de corrupción,  de cohecho, de complicidad; que conlleva la carencia de moral y que permite la acumulación de recursos en unas pocas manos, mientras la gran mayoría carece de ellos.

 
 

Tamames 080En la UNED abunda la codicia, pero, afortunadamente, de un tipo bien diferente: la codicia como deseo de acumulación de conocimiento. Elena, estudiante de quinto curso de Derecho, profesional de los Recursos Humanos, codiciaba créditos para acelerar su carrera. Para obtenerlos de la forma que imaginaba fácil, el año pasado se apuntó a un Curso de Verano. Sentada en un aula desconocida, asístió a conferencias magistrales, debates y encuentros con maestros inesperados y compañeros participativos. Se deslumbró. Este año aprovecha parte de sus vacaciones para seguir dos nuevos cursos, uno de ellos recién inaugurado en el Centro Asociado Escuelas Pias en Madrid. Se ha contagiado de la codicia de saber.

 
 

inauguración cursos madrid_rr450

 
 

Honorio M_Velasco_AVILACodiciamos dominar nuestro entorno y nuestros antropólogos, junto con los de otras universidades, acaban de recopilar 45.000 referencias de  conocimientos botánicos populares de todas España que se han entregado al Ministerio de Agricultura, ganadería y medio ambiente. Honorio Velasco, el director del curso “Técnicas etnográficas para la investigación sobre conocimientos tradiciones y biodiversidad”, que se celebra en El Barco de Ávila le ha contado cómo se ha conseguido a Carmen T. Izquierdo.

 
 

Codiciamos comprender los caminos que han llevado a la mujer desde los guadalajaratiempos de sumisión a la edad del control de sus vidas y Pilar Herranz, desde Guadalajara, nos invita a un viaje en el tiempo.  Arribamos a la Castilla medieval con el curso “Vivencias femeninas en los caminos de la espiritualidad de la Edad Media y la Edad Moderna”.  Allí  observamos las diferencias de comportamiento de las mujeres musulmanas y cristianas tanto en la esfera pública como en la privada.

 
 

avila_1Exento de codicia hemos de suponer a José Antonio Vázquez, monje cisterciense, que habló con Carmen T. Izquierdo de la necesidad de la sociedad occidental de recuperar valores místicos en El Barco de Ávila, en el curso “Alternativas psicoterapeutas para el crecimiento personal”.

 
 

Gana el rico y el tramposo, perdemos todos

 

Los intereses del codicioso chocan con los intereses del codicioso de al lado.
Se desata la violencia. En el núcleo afectivo básico de la sociedad, la familia, la falta de dinero, la lucha por el poder, pueden llevar al enfrentamiento. Los más débiles, los niños o las mujeres son los que resultan heridos. Cuidar, compartir y comunicar son palabras claves que desvelaron a Andrés Masa, en Motril, en el curso “Las violencias en la familia”.

 
 

De niños, adolescentes y salud trata el curso “Resiliencia y salud” que se BAZAcelebra en Baza, con la participación de Aldeas Infantiles SOS de España. León Moreno reseña las principales cuestiones tratadas y como, en un programa codicioso de bienestar, se incorporó un concierto de rock de Soul Mash, que encantó a estudiantes e invitados.

 
 

carcel estremeraY de mujeres se habló en la cárcel de Estremera – Madrid VII- en el curso “Violencia de género ONG´s y programas de tratamiento”. Sonia Cubillo entró al centro penitenciario con los estudiantes externos que seguían junto a los presos el programa dirigido por Fernando Reviriego y nos ofrece la crónica. “Necesitan saber que hay salida”, asegura la Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, que apoya su tesis con una cifra contundente: el 70 por ciento de las mujeres maltratadas salen de su situación.

 
 

La codicia, decimos, enfrenta a unos con otros. El poderoso gana. El trampososenado 2 parte gana. El rico gana. El violento gana. La gente normal, perdemos. Allá donde se hacen las leyes y allá donde se vigila su cumplimiento es donde deberíamos encontrar auxilio ante el abuso y la injusticia. Isabel Quiñones comparte con nosotros el debate sobre la Reforma del Senado, celebrado en la sede de la propia institución, en Madrid, en el que participaron nuestros catedráticos Andrés de Blas y Santos Juliá y dos ex presientes del Senado, Juan José Laborda y Juan Ignacio Barrero.

 
 

ACORUÑAEl cumplimiento de las leyes no es rígido ni monolítico. Según la sociedad cambia, el sistema jurídico ha de adaptarse a sus necesidades. En el centro penitenciario de Teixeiro – A Coruña, Sandra Álvarez conversa sobre la subida de tasas y la necesaria reforma del sistema jurídico con Narciso Martínez, catedrático de Filosofía del Derecho de la UNED y director del curso “¿Existe un derecho fundamental a la justicia gratuita?”.

 
 

pontevedraY en Pontevedra, Clara Sánchez tomó buena nota de esa adaptación de las leyes a la sociedad que rigen. El magistrado del Tribunal Supremo y presidente de la Comisión  de Expertos encargada de la reforma legislativa, Manuel Marchena, inauguraba “La proyectada reforma del proceso penal: una Ley de Enjuiciamiento Criminal para el siglo XXI”, el primero de los tres cursos que se celebran en el centro.

 
 

Desalojos, accidentes laborales, maltrato doméstico, catástrofes urbanas… comunicar africa MADRID De una u otra forma, la codicia se reserva un papel en las situaciones de emergencia. Y la UNED forma a profesionales que ayudan a solucionarlas. En el curso “La comunicación ante sucesos críticos y emergencias”, en Madrid, los estudiantes de psicología aprenden las técnicas de comunicación y de relación con los medios informativos que pueden salvar vidas o haciendas en un momento de crisis. Nos lo cuenta África de la Cruz.

 
 

Este verano atesore saberes y alegría; haga acopio de cariño y buenos momentos; sea generoso  y compártalos con quien tiene al lado. Pero hágase un favor: no sea, literalmente, codicioso.

 
 
 

Aída Fernández Vázquez

Compartir.

1 comentario

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×