Navegación: ¿reestructuración o desmantelamiento?