Navegación: La idolatría de la exclusiva