0 Flares 0 Flares ×

Dentro de su programación de cursos de Extensión Universitaria y actividades culturales, el Centro Madrid-Sur y el Ayuntamiento de Valdemoro organizaron el viernes 4 de mayo un recorrido didáctico para conocer la Historia y el Arte de este municipio del sur de Madrid.

Mercedes Mediavilla, hace balance de la visita en este artículo.

Valdemoro es un municipio del sur de la comunidad de Madrid que tiene como pueblos vecinos a Pinto, Torrejón de Velasco, Esquivias, Seseña, San Martín de la Vega y Ciempozuelos, con los que comparte historia.

Nuestra guía era trabajadora del Ayuntamiento y gracias a esto y a que estaban en fiestas, durante nuestro recorrido nos encontramos y saludamos al alcalde Serafín Faraldos.

Después de una breve introducción sobre la historia del municipio, nos pusieron en situación sobre donde está el municipio (en el camino que comunicaba Toledo con Alcalá  de Henares), cual son sus recursos (cultivo de la tríada mediterránea, tierras de yesos, colegio de huérfanos de la guardia civil…) y sus más ilustres personajes (duque de Lerma valido de Felipe III que compra la villa e impulsa el desarrollo de la población).

Nuestro recorrido por el municipio nos llevó a conocer el Valdemoro del siglo XVII, con construcciones como:

Fuente de la Villa, levantada en 1605 después de la concesión de un privilegio de feria otorgado por Felipe III a la villa. Su fin era servir como abrevadero a los animales que venían a la feria. Tenía tres caños y un pilón. No pudimos ver más que por fuera el lavadero, que está a continuación de la fuente y aprovechaba el agua sobrante.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción que, aunque desde el exterior se observan diferentes volúmenes correspondientes a las distintas ampliaciones que ha sufrido a lo largo de los años, en el interior presenta una única nave central con cuatro capillas a cada lado. Destacan las pinturas al fresco de su bóveda (de Antonio Van de Pere) y las del altar mayor (Ramón y Francisco Bayeu, y Francisco de Goya).

Plaza de la Constitución, de forma rectangular es la típica plaza castellana con soportales y balconadas de dos cuerpos que permitía la celebración de ferias y mercados protegidos del sol y la lluvia.

Convento de Santa Clara, donde se aloja una comunidad de monjas clarisas franciscanas de clausura, fue construido gracias al mecenazgo del duque de Lerma (Francisco Gómez de Sandoval-Rojas y Borja) en el siglo XVII. La fachada presenta el típico aparejo toledano (cajones de mampuesto entre ladrillos macizos) y la iglesia que está permanentemente abierta es de cruz latina con una sola nave y bóveda de medio cañón.

Una visita que os recomiendo porque el pueblo conserva, a pesar de estar tan cerca de Madrid, la naturaleza rural que le dio origen.

Centro Asociado UNED Madrid Sur

COMUNICACIÓN UNED, 11 de mayo de 2018

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×