0 Flares 0 Flares ×

Estudiantes de los grados en Ciencias Ambientales y en Química realizan prácticas de la asignatura Geología en el laboratorio del Centro Asociado de la UNED en Asturias, bajo la coordinación del profesor-tutor Pablo Turrero.

El profesor-tutor Pablo Turrero con sus alumnos

Alumnos de la asignatura “Geología I”, del Grado en Ciencias Ambientales, y de “Geología”, del Grado en Química, realizan prácticas en el laboratorio del Centro Asociado de la UNED en Asturias, con el fin de aprender a clasificar láminas de minerales y completar la teoría estudiada. Es el caso de Sonia González, que compagina el Grado en Ciencias Medio Ambientales con su trabajo en la Universidad de Oviedo. Su impresión de las prácticas es que “son muy visuales e interactivas, y al final es con lo que más aprendes en la asignatura. Me han interesado mucho“. Lo que le ha llamado la atención, sobre todo, es poder observar los minerales ante un microscopio petrográfico o de luz polarizada. “Trabajo con muchos microscopios, pero más de parte biológica, no geológica”, señala.

El mismo grado lo estudia Santiago Serrano. Su trabajo siempre ha estado relacionado con la electrónica, pero al mismo tiempo mantiene la inquietud por la naturaleza, y por eso ha iniciado este año la carrera. “No lo veo como una salida profesional directa, sino que lo hago por formación propia“, afirma. Para Santiago, lo bueno de las prácticas es que permiten “estar en grupo, conocer a otras personas y ver esos minerales que aparecen en el temario, poder tenerlos en la mano, reconocerlos“.

El trabajo de los alumnos está orientado por el coordinador de las prácticas, el profesor-tutor Pablo Turrero, doctor en Geología, que explica que lo que hacen “es muestra de mano -una muestra que puedes coger, palpar, pesar, comprobar su densidad- y al microscopio, para determinar propiedades diferentes, para ver cosas que en muestra de mano no se ven o son mucho más difíciles de comprobar“.

Análisis de las muestras de minerales al microscopio. En primer término, en el centro, la alumna Sonia González. En segundo término, el profesor se dirige al alumno Santiago Serrano

¿Y cuál es la aplicación? “Va a servir para poder clasificar rocas, algo de gran utilidad a la hora de hablar de la historia geológica de una región, por ejemplo“. Y Asturias es especialmente rica en cuanto a esto. “Tenemos una historia geológica espectacular, y que se puede ver muy bien, si sabes cómo mirar“, indica.

Minerales que se ven en las prácticas, y que puedan resultar interesantes desde el punto de vista geológico, son la calcita en diversas variedades, “incluyendo el espato de Islandia; la calcita es muy común en Asturias, y de hecho forma la mayoría de las montañas que vemos; el espato de Islandia en concreto es transparente, y produce una doble refracción de la luz muy llamativa; cuarzos de diferentes colores, producidos por distintas impurezas en la estructura; o la labradorita, una plagioclasa iridiscente”, señala el profesor.

El pasado curso académico, 2017-2018, se realizaron prácticas de laboratorio en el Centro Asociado de Asturias para más de 700 alumnos.

 

Centro Asociado UNED Asturias

COMUNICACIÓN UNED, 20 de diciembre de 2018.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×