0 Flares 0 Flares ×

Dentro de sus actividades de Extensión Universitaria y culturales el Centro Madrid-Sur organiza el lunes 9 de octubre una visita guiada a la Bolsa de Madrid. Acompañará al grupo la profesora-tutora María José Serrano.

Uno de los elementos más destacados del Paseo del Prado es el edificio de la Bolsa de Madrid, un palacio de estilo neoclásico que desde hace más de cien años sirve de centro de contrataciones del mercado bursátil.

Su ubicación es excepcional, a pocos metros de varios puntos de interés turístico de la ciudad, como el Palacio de Cibeles, la Fuente de Neptuno, el Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza o el Monumento a los Caídos por España u Obelisco del Dos de Mayo.

El edificio de la Bolsa de Comercio de Madrid es el resultado de un concurso convocado por la Junta de Obras de la Bolsa de Madrid en 1884, que ganó el arquitecto Enrique María Repullés y Vargas con un diseño inspirado en el edificio de la Bolsa de Viena. El nuevo palacio, que debía aportar una imagen de dignidad al sistema financiero español, se inauguró en 1893.

Del edificio de la Bolsa de Madrid destaca su adaptación a la forma del solar de la plaza de la Lealtad en que se encuentra, con una fachada principal de 66 metros y forma curvilínea. Sobre la escalinata de acceso se levantan seis grandes columnas de fuste estriado de orden corintio. En la parte alta de la fachada encontramos un reloj, cuya maquinaria fue importada desde Estrasburgo, y cuatro escudos en relieve que representan el Comercio, la Industria, la Agricultura y la Navegación.

El interior del palacio requiere horas de contemplación para apreciar todos los detalles. Sus paredes y techos están repletos de adornos y elementos decorativos cargados de simbolismo, como el caduceo o la representación de la peseta en el año en que se creó (1868). Entre las estancias destacan el Salón de Pasos Perdidos, llamado así porque la tupida moqueta amortiguaba los ruidos de las pisadas, y el Salón de Cotizar, con el fresco en la bóveda de Luis Taberner.

Pero la estrella del edificio de la Bolsa de Madrid es el Salón de Contrataciones, también llamado Parquet, que ocupa dos alturas y que en su día se llenaba de corros de agentes para negociar títulos. Hoy el Salón es un lugar tranquilo y apacible, incluso durante la jornada laboral, y lo que más nos llama la atención son los paneles informativos electrónicos que informan del transcurso de la sesión.

En la bóveda de la estancia encontramos más frescos de Taberner, numerosos escudos con nombres de países con los que España mantenía una mayor relación comercial en el año de la inauguración del edificio e imágenes que representan provincias españolas, donde se incluían Cuba y Filipinas.

Centro Asociado UNED Madrid Sur

COMUNICACIÓN UNED, 9 de octubre de 2017

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×