Natiidad Duro, Directora de la Cátedra UNED-HUAWEI en Cloud Computing y Big Data

Natiidad Duro, Directora de la Cátedra UNED-HUAWEI en Cloud Computing y Big Data

Por Natividad Duro, Directora de la Cátedra UNED-HUAWEI.

Desde la invención de la escritura hasta la implantación de los centros de datos más modernos, ha existido la necesidad de recopilar información. El uso de la tecnología ha aumentado enormemente los volúmenes de datos a almacenar, por lo que cada vez son necesarios sistemas de almacenamiento más sofisticados. Los primeros problemas de almacenaje de datos aparecen en la década de los años 30 coincidiendo con aumentos de la población, la emisión de los primeros números de la seguridad social en algunos países y el crecimiento del conocimiento y la investigación. Las dificultades se han acelerado significativamente a finales del siglo pasado, con el uso masivo de la tecnología y la invención del almacenamiento digital e internet.

Este nuevo paradigma ha hecho necesaria la creación de sistemas de registros más exhaustivos y mejor organizados, propiciando el hecho de que algunas organizaciones comenzasen a diseñar e implementar sistemas de automatización del proceso. Sistemas que han ido madurando en las diferentes industrias hasta llegar a integrarse en las empresas y utilizar toda esta información para buscar respuestas y mejorar la toma de decisiones.
Big Data nació con el objetivo de cubrir estas necesidades de almacenamiento y tratamiento de grandes volúmenes de datos, no satisfechas por las tecnologías anteriores. El término fue acuñado en 2008 por D.J. Patil y Jeff Hammerbacher, los responsables de datos y analítica para Linkedin y Facebook en aquel momento. Se trata de una tecnología dirigida a todo tipo de organizaciones, banca, seguros, centros de investigación, medicina, etc. Y no necesariamente empresas de gran volumen de datos, sino que esta tecnología es aplicable a la pequeña y mediana empresa.
El campo de aplicación es amplio y transversal, por lo que un experto en Big Data puede explorar nuevos ámbitos laborales, como el análisis de opiniones, de textos, de audios, financieros, estadísticas de todo tipo, biometría, etc. Parece claro que la formación en este campo es importante para todo profesional que desee utilizar estas tecnologías para almacenar, gestionar, analizar, compartir y entender los enormes volúmenes de datos que se recogen hoy en día. Una buena formación en Big Data debe incluir técnicas de recolección,
almacenamiento y procesamiento de datos, así como soluciones de infraestructuras existentes y técnicas de análisis de datos y aprendizaje automático.
Es importante la formación en Big Data, porque representa una de las profesiones más prometedoras para el siglo XXI, según la revista Harvard Business Review, También hay estudios que aseguran que las ofertas de trabajo relacionadas con esta materia han crecido de forma exponencial en los últimos dos años. El experto en
Big Data es un profesional con un alto nivel de formación y curiosidad suficiente para poder interpretar y realizar descubrimientos en este campo. Las empresas necesitan profesionales especializados en analítica, que sepan gestionar y emitir conclusiones a partir de grandes magnitudes de información. La sociedad necesita, y va a se-
guir necesitando en los próximos años, un gran número de profesionales cualificados en este sector.
Nota publicada originalmente en elEconomista.es (17/12/2015)
Compartir.

Sobre el Autor

Vicerrectorado de Investigación e Internacionalización UNED

Dejar una Respuesta