¿Son legítimas las legítimas?

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El curso de verano Legítimas, libertad de testar y sucesión hereditaria plantea la necesidad de reformar el Código Civil para ampliar las facultades dispositivas del testador

Juan Carlos de Peralta Ortega, profesor de Derecho Civil de la UNED, fue el encargado de pronunciar la ponencia sobre Legítimas y libertad de testar. La privación de derechos a los legitimarios dentro del Curso de Verano que dirige la profesora Patricia López Peláez y en el que los alumnos han podido ahondar en diversas cuestiones relativas a la sucesión hereditaria. El experto afirmó que es necesario reflexionar acerca de una posible reforma del Código Civil para ampliar las facultades de testador en detrimento de las legítimas, pues desde que dicha normativa se redactara en 1889 han sido pocas las reformas introducidas y muchos los cambios sociales que se han producido. “El Código Civil”, afirmó De Peralta, “está pensado para una sociedad agraria con una baja esperanza de vida y en que el acceso al mercado laboral era temprano y familiar; un sistema en el que la tierra era el valor principal. Sin embargo, ahora la mayor inversión que realizan las familias no es en el negocio, sino en la educación de los hijos, la esperanza de vida se ha doblado desde entonces, pasando de los 40 a los 80 años y cada vez se tarda más en heredar, por lo que la herencia suele convertirse en un ‘premio’ o una ‘lotería’ que llega cuando la persona ya tiene la vida y la economía más o menos resuelta”.

“Aunque la Constitución reconocer el derecho a la propiedad privada y a la herencia”, afirmó el ponente, “en épocas de crisis económica hay que ver en qué se traduce, pues la crisis en el sistema público de pensiones obliga a contratar servicios privados de pensiones o deshacerse de los activos, lo cual transforma las herencias”.

Tras un pormenorizado repaso a los casos en los que las legítimas, definidas en el Código Civil como la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos, presentan excepciones, el experto aludió a las diferencias entre las legítimas recogidas en el Código Civil común y las establecidas en los diversos regímenes forales, que son notables en muchos casos llegando al extremo de Aragón, donde la totalidad de la herencia se puede distribuir libremente y de forma desigual.

A raíz de ello, De Peralta se planteó ante sus alumnos hacia dónde se dirigen las legítimas en el código común y si sería posible llegar un sistema único en el país a través de una reforma del Código Civil. “Conviene reflexionar sobre esto”, concluyó el ponente, “pues es inviable hacer desaparecer de un plumazo el sistema legitimario, pero sí es posible reformar el Código Civil para ampliar las facultades dispositivas del testador”. Una de estas reformas debería ser limitar los ascendientes en la parte legítima de una herencia debido al incremento de la esperanza de vida. Ampliar la libertad del testador, según el experto, “obligaría a cuidar al mismo, pues la herencia sería para el que la trabajara y el hecho de ser hijo, padre o nieto no te daría derecho a heredar si no existe un comportamiento adecuado en vida”.

Los desheredados

Una de las principales excepciones a las herencias legítimas es la desheredación, que es una sanción, “un arma del testador para penalizar diversos comportamientos de los legitimarios”. Su uso está muy desarrollado legalmente y, precisamente por ser una sanción, debe interpretarse siempre de forma restrictiva. En líneas generales, tal y como explicó el profesor De Peralta, se trata de un acto “formal” que sólo puede realizarse mediante testamento y que debe incluir la “causa legal” del mismo de entre las recogidas por la norma. Dicha causa tiene que ser cierta, siendo responsabilidad de los herederos demostrar dicha veracidad, por lo que el desheredado tiene la opción de alegar que la causa es falsa y esperar a que se demuestre lo contrario. “Todo esto se aliviaría en parte se las legítimas fueran menores”, finalizó el ponente, “pues desheredar sería menos gravoso”.

 

Itziar Romera

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×