“Se habló de refundar el capitalismo, pero no se ha hecho y es uno de los problemas fundamentales de la época en la que vivimos”

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El catedrático de la UNED, Carlos Gómez Sánchez, ha dirigido en el Centro Asociado de Ávila uno Curso de Verano que ha tratado el tema de las virtudes morales y públicas, desde el punto de vista de la filosofía y sin dejar de lado la política.

En su XXVIII edición, los Cursos de Verano de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) han buscado tocar todos los palos posibles, ofreciendo en el Centro Asociado de Ávila una larga lista de materias para sus alumnos, entre las que se encuentra, en este caso, la filosofía, que ha sido el tema matriz para hablar de ‘Virtudes morales y públicas’ bajo la dirección del catedrático de Filosofía Moral y Política de la UNED Carlos Gómez Sánchez.

Gómez Sánchez ha destacado del curso que, este año, se han centrado en este tema porque “ha tomado un cierto resurgir a partir del último cuarto del siglo XX frente a la preponderancia que había de la ética kantiana que sigue, no obstante, teniendo importancia”. En ese sentido, ha destacado, “en este curso hemos tratado de no hacer formulaciones totales, sino de que nuestras formulaciones sean lo suficientemente amplias y flexibles como para después poder enlazarlas con otras cuestiones”.

De esta manera, a lo largo del seminario, ha destacado el catedrático, “Teresa Oñate se ha fijado más en la perspectiva aristotélica, Jacinto Rivera de Rosales en la perspectiva kantiana, Francisco José Martínez en la de Spinoza, María González Navarro en la cuestión de la imparcialidad en situaciones de adversidad, José Miguel Marinas, desde una perspectiva freudiano-lateniana, en querer lo que nos daña, José Lasaga, la ética desde la perspectiva de Ortega y, en mi caso, me he centrado en Rousseau y Nietzsche, abordando el tema de la compasión”.

Cuestionado por la situación actual de la filosofía, Gómez Sánchez ha explicado que “no en filosofía, sino socialmente, al menos en Occidente vivimos en una época en la que hay un auge del liberalismo, o más bien deberíamos decir que del neoliberalismo capitalista, aunque, sin desdeñar los logros que ha tenido, sobre todo del liberalismo político en lo que se refiere a los derechos de primera generación de libertad del individuo, esta preponderancia económica creo que está generando problemas muy fuertes, de una desigualdad enorme”. Así, ha recordado, “cuando surgió la crisis del 2008 recuerdo que se habló de refundar el capitalismo, en el sentido de regularle, pero parece que eso no se ha hecho y es uno de los problemas fundamentales de la época en la que estamos viviendo”.

En filosofía, actualmente, ha señalado, “surgen nuevas corrientes y supongo que seguirán surgiendo otras nuevas que tratan de articular conceptualmente respuestas posibles a los problemas con los que nos enfrentamos, pero, por otro lado, no conviene olvidar a los clásicos, no como un producto de mera erudición, sino porque ellos nos ayudan a pensar problemas que nos surgen”.

En ese contexto, ha explicado, “Kołakowski decía que cualquier filósofo contemporáneo que no se sienta de algún modo un charlatán es que, sencillamente, es un inculto y creo que efectivamente es así, porque si no las respuestas, al menos las preguntas sí que están formuladas, algunas desde muy antiguo y, aunque es verdad que eso no impide el que nosotros demos nuestra personal respuesta, tampoco convendría que estuviéramos descubriendo todos los días el Mediterráneo, porque lleva ahí bastante tiempo”.

El catedrático de la UNED también se ha referido a una pregunta sobre la relación que existe entre la filosofía y la religión y si estas son enemigas irreconciliables, a lo que ha contestado apuntando que “depende de los tipos de filosofía”, porque, ha asegurado, “es verdad que hay movimientos, como el denominado nuevo ateísmo, que es bastante combativo contra la religión, pero también hay otros filósofos que, sin hacer una profesión de fe explícita en su obra, ni mucho menos pensar desde esos presupuestos, tienen un respeto y un objeto de consideración ante la religión, como sería el caso de Paul Ricoeur o Leszek Kołakowski o, dentro de la filosofía española, profesores como Aranguren o Eugenio Trías”.

También sobre ese planteamiento, ha puntualizado Gómez Sánchez que “la filosofía en la religión nació en la Ilustración como un intento de ser un movimiento de tolerancia ante las guerras anteriores surgidas de enfrentamientos religiosos, pero es verdad que cuando desaparece la religión, como observa Freud en ‘Psicología de las Masas’, los humanos ya encontraremos objetos, aunque prescindamos de ella, con los que destrozarnos y, en el siglo XX, los totalitarismos nazi y soviético dieron amplias muestras de ello”. Y es por ello, ha destacado, que “la filosofía y la religión han tratado de pensar cuestiones que nos han preocupado a los humanos y gran parte de la reflexión de gran parte de los pensadores se han dedicado a esto”.

Finalmente, abarcando otra temática como es el multiculturalismo actual, pero en cierta relación con el punto anterior, por lo que implica en diferentes sectores de nuestra sociedad, Gómez Sánchez ha señalado que “este tema debe someterse a muchos matices, pero desde una perspectiva teórica tenemos que buscar la manera de conjugar los diversos grupos e individuos”. Y es que, ha concluido, “la humanidad se enfrenta a problemas comunes, pero carecemos de una normatividad común, pero sin dejar por ello de ser sensible a las diferencias”.

 

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

Compartir.

1 comentario

  1. Pingback: Emociones que inspiran

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×