“No existen señales que indiquen que estamos en el buen camino para una mejor gestión de los recursos naturales”

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Uno de los Cursos de Verano de la UNED ha buscado conocer la situación actual de los parques regionales y nacionales con una mirada al futuro en cuanto a conservación y aprovechamiento sostenible.

En una provincia como Ávila es muy importante el medio natural, por la gran riqueza con la que cuenta en este ámbito, pero lo es también en toda España y, es por ello, que, desde los Cursos de Verano de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) se ha querido dedicar uno de los seminarios celebrados en la localidad abulense de El Barco de Ávila a este tema.

Bajo el título ‘Paisaje y patrimonio en las montañas ibéricas. Retos de futuro’, el Doctor en Geografía Humana y experto en la historia natural de la Sierra de Gredos, Antonino González Canalejo, ha dirigido una serie de conferencias en las que ha reivindicado el papel de las montañas y sus valores en una sociedad como la actual, en un país como el nuestro y en una comunidad como Castilla y León, donde está presente en casi todo su territorio, excepto en Valladolid. Se ha dado un repaso a las montañas peninsulares, incluso a  las de Portugal, porque “creemos que constituyen una unidad importante dentro de nuestro territorio”, ha señalado.

Según ha explicado acerca del curso, “se ha hablado sobre la desarticulación del territorio, el tema de la patrimonialización de la naturaleza y la cultura y sus aspectos antropológicos, además de que se ha hecho hincapié en el hecho de que las montañas ibéricas están abandonadas y sufren un grave problema de despoblación como consecuencia de la apropiación de las fuentes de vida y del territorio por parte, fundamentalmente, de grupos de poder”.

Además, ha explicado, “hemos aludido a la crisis de los lugares de vida y de los valores de la montaña y a las potencialidades, valores y alternativas que se han ido gestando en algunos de estos territorios como ha sido el caso de Puebla de Sanabria, la Sierra de Ancares o la Sierra de la Estrella, en Portugal” y se ha hecho referencia a “las apuestas de futuro, las relaciones entre la ciudad y la montaña en la sociedad postindustrial y, finalmente, se ha hablado de la Sierra de Guadarrama, seguramente, el conjunto que más problemas tiene actualmente”.

Tratando el tema de los parques regionales y nacionales y sus diferencias, González Canalejo ha señalado que “se trata de una disyuntiva histórica de poder”, porque, ha asegurado, “cuando se crearon los parques regionales se trataba de una cuestión de competencias, ya que dependían de las comunidades autónomas, mientras que los parques nacionales estaban gestionados por el Gobierno central”. Ahora, ha asegurado, “esa situación ha cambiado”.

Como experto en la sierra abulense de Gredos, no ha dejado la oportunidad de hablar sobre ella y, según lo que estaba comentando anteriormente, ha criticado que “el parque regional de Gredos es un proceso que no está cerrado, una cuestión que he puesto de relieve, porque es un parque inacabado, ya que, después de haberse creado en 1996 la ley del parque, no se ha puesto en marcha uno de sus instrumentos fundamentales, el Plan Rector de Uso y Gestión, cuando han transcurrido ya más de 20 años y se comprometieron en hacerlo en poco menos de uno”. Es por ello, ha dicho, que “debe ser una de las exigencias hacia nuestros políticos regionales, porque es un instrumento definitivo y necesario, además de que está incluido en la propia ley”.

Según ha explicado, la puesta en marcha de ese Plan Rector, “beneficia a la Sierra de Gredos en lo que a regulación de usos se refiere, lo que es fundamental para que no haya dudas ni confusiones a la hora de llevar a cabo su gestión”. Se trata, ha asegurado, de “uno de los instrumentos más importantes que necesita el parque junto al plan de mejoras, que establece la propia ley, y que no va solo en beneficio de la figura de protección, sino también de la gente, de los habitantes afectados por el parque regional”.

El problema, ha lamentado, “es que los fondos que genera el parque, que son fundamentalmente derivados de la existencia de cotos de caza, se distribuyen entre los ayuntamientos para realizar obras que nada tienen que ver ni con la figura del parque, ni con los proyectos de conservación, ni con programas de protección ambiental, sino que se emplean para otras cosas que, a lo mejor son necesarias, pero que para eso deberían arbitrarse otras líneas de actuación”. En ese contexto, ha criticado, que, por ejemplo, “las Casas del Parque no pueden funcionar durante buena parte del año porque no hay fondos para mantenerlas, puesto que es una concesión a una cooperativa que tiene sus recursos tan limitados y eso no beneficia a la buena marcha del parque regional”.

Lo ideal, ha concluido González Canalejo, “sería ir hacia un mejor gestión de los recursos naturales, pero, desgraciadamente, no existen señales que indiquen que estamos en el buen camino, precisamente por este tipo de cosas”.

El curso se ha completado con la visita a dos experiencias de gran interés en la Sierra de Béjar, la primera de ellas en el Jardín del Bosque, única villa renacentista que hay en España y que ha sido objeto de una Plan Director por parte de la Junta de Castilla y León, pero que no se está aplicando, sin que se tomen decisiones relevantes para dinamizar una zona tan deprimida la salmantina; y el otro, un proyecto innovador relacionado con el turismo inclusivo, un turismo que emplea a personas con discapacidad que trabajan en la gestión de los recursos turísticos.

 

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

Compartir.

1 comentario

  1. Pingback: Emociones que inspiran

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×