“No debemos tener miedo a la evolución de la robótica. Ha habido muchos inventos a lo largo de la historia y ninguno ha desplazado al ser humano, sino que sólo le ha aportado bienestar”

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El último de los Cursos de Verano de la UNED en el Centro Asociado de Ávila en su XXVIII edición ha sido un taller práctico sobre robótica.

La ciudad de Ávila concluye esta semana la XXVIII edición de los Cursos de Verano de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y lo hace con un taller en el que se ha trabajado en el montaje y programación de micro-robots basados en el hardware ARDUINO, tal y como ha explicado el director del Departamento de Ingeniería del Software y Sistemas Informáticos Carlos Cerrada, quien ha explicado cómo los alumnos, divididos en ocho grupos, han tenido como objetivo último dos retos: convertir unos robots que ellos mismos han construido en seguidores de línea o rastreador y realizar una competición de “luchadores de sumo”.

El primero de los retos ha sido construir y dar vida a un seguidor de línea o rastreador, es decir que a los robots los han tenido que instalar un serie de sensores para leer la información del suelo, sensores de infrarrojos que apuntan hacia abajo, emiten la señal y según la información de rebote ven si es blanco o es negro, para actuar de una manera u otra según corresponda a partir de la programación. De esta manera, ha explicado Cerrada, “utilizaremos cinco sensores que serán capaces de ver si están sobre zona blanca o zona negra sobre un tablero con cinta aislante de color blanco y fondo negro”. Los robots, ya programados, ha señalado, “harán un seguimiento de las líneas de forma lógica e infinita, de modo que en las curvas puedan girar a uno u otro lado y nunca dejar de seguir la línea”. Lo mínimo necesario, ha explicado, “serían tres sensores”, pero “es más potente hacerlo con cinco, lo que evita falsas lecturas, por ejemplo en situaciones en las que se encuentran con una bifurcación”, ha dicho.

El segundo reto al que se han enfrentado, como hemos explicado, es el luchador de sumo, en el que, a los mismos robots, se los incorpora otros sensores para hacer una actividad diferente, en ese caso, para poder detectar si tienen un obstáculo delante. Con esta idea y la del reto anterior, ha apuntado Cerrada, “se buscan dos objetivos fundamentales, no salir de un círculo delimitado por una línea blanca, que sería el tatami, esto gracias a los sensores anteriores que leerán el color y les hará girarse hacia los lados o dar la vuelta sin salir del recinto; y tratar de sacar al robot contrario de dicho círculo después de haberlo detectado con los nuevos sensores”. En este último caso, ha señalado, “cuando los sensores detectan el obstáculo, al contrario, tanto si está como la distancia, tienen dos opciones, o esquivarlo o ir contra él, pero en este caso el objetivo es el segundo y tratar de sacarlo del círculo”.

Todo esto se hará a través de ARDUINO, “un hardware libre que no es más que una placa o tarjeta compuesta por microcontroladores, con elementos pasivos y activos, que se enfoca en acercar y facilitar el uso de la electrónica y programación de sistemas embebidos en proyectos multidisciplinarios, en este caso para el movimiento de los robots, como puede suceder en otros casos como sería, por ejemplo, un sistema de iluminación en una casa”, ha señalado el catedrático de la UNED.

Analizándolo de una forma más general y con vistas a su uso en la sociedad, Cerrada ha explicado que “estos son sólo prototipos pequeños didácticos, pero aquí están el fundamento de la robótica. Estos robots de seguimientos de línea inspiran, por ejemplo, el tema de los vehículos autónomos sin conductor, que utilizan la tecnología sensorial con más sensores y más potentes con los que se actúa sobre los motores sin que el conductor intervenga, teniendo en cuenta las líneas de la carretera y el resto de los vehículos que van por ella”.

En el caso de la industria, ha recalcado, “cada día hay más vehículos autónomamente guiados para el transporte de material, por ejemplo, evitando que ese trabajo lo tenga que hacer una persona”. Y es que, ha dicho, “en la medida en la que aumenta la tecnología, son más potentes y más independientes, por lo que además del propio transporte se puede ver cómo descargarlo, colocarlos, etc. a través de un manipulador, por ejemplo”, pero, ha recalcado, “todo ello sería tecnología robótica”.

En ese sentido, ha destacado, “la evolución actual va, por un lado, a los vehículos guiados y por otro a los robots humanoides, que se inspiran en lo mismo, es decir, que procesan la información según el entorno y de esa manera actúan de una forma u otra. En este caso sería algo más sofisticado, pero la mecánica es la misma”.

La robótica, ha señalado el catedrático, “está dando un salto cuantitativo, no solo cualitativo, dando paso a lo que conocemos como la robótica de consumo, de modo que no sólo nos ayude en lo físico, sino también en tema de gestión”. Por ello, ha apuntado, “está creciendo lo que conocemos como la inteligencia artificial”, de modo que “en vez de tener a una señora que nos cuide, puede ser más lógico que tengamos un robot que lo haga, porque interpreta órdenes y las hace”. Esas cosas, ha subrayado “son realistas a día de hoy y creo que a medio plazo, en diez o quince años serán una realidad”, porque, ha asegurado, “igual que hoy hay prototipos de vehículos que circulan sin conductor, impensable hace cinco años, con esto pasará lo mismo”.

Finalmente, ha querido destacar Cerrada, “esta evolución nunca puede ser un problema para las personas. Y es que, ha dicho, “desde el principio de la robótica industrial se dice que los robots nos van a quitar el trabajo a los seres humanos, pero no, le quitan el trabajo repetitivo, rutinario para poder dedicar el tiempo a otras cosas. El miedo es lógico, pero surgirán nuevos trabajos para las personas y los robots nos sustituirán en cosas repetitivas, tediosas y que no aporten nada a la inteligencia humana”. “No hay que tener miedo, porque el progreso de la humanidad va en esos derroteros”, ha apuntado, y es que “ha habido muchos inventos a lo largo de la historia y no han desplazado al ser humano, sino que sólo le ha aportado bienestar”, ha concluido.

 

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×