Mirando al futuro con nuevos retos en alimentación y nutrición

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El Centro Asociado de la UNED de Ávila ha vuelvo a adentrarse una año más en el tema de la nutrición de la mano de Carmen Gómez Candela y Socorro Coral Calvo, que nos han presentado el Curso de Verano ‘Nuevos retos en alimentación y nutrición’, donde han querido acercar a los estudiantes temas novedosos de este campo entre los que se puede destacar cómo elegimos un alimento por el análisis sensorial de los mismos, la microbiota o la nutrición y el cerebro.

Uno de los temas que han abordado, ha explicado Calvo ha sido el de la tecnología culinaria, sobre lo que ha explicado que “en los medios de comunicación se habla de una manera permanente del tema de los ultraprocesados. Hay que darse cuenta de que un producto como este es un alimento procesado además de tener ingredientes procesados, por lo que estamos en una situación de recuperar el alimento natural en origen cuanto más mejor, lo que no quiere decir que no podamos tomar en algún momento algún alimento procesado, pero no parece que sea lo más recurrente para tener una alimentación equilibrada y saludable”.

También se ha hablado de las nuevas fuentes proteicas, un tema al que han dado especial relevancia y sobre el que Gómez Candela ha explicado que “nos estamos preparando para un cambio revolucionario en la alimentación del futuro, porque no podemos seguir comiendo las cantidades de carne que consumimos. La investigación en nuevas fuentes de proteínas es un tema apasionante y, de hecho, ya están en marcha en nuestro propio país fuentes para provenir desde larvas de moscas a fuentes vegetales, de setas, de algas, etc., es decir, que todo el tema de las proteínas alternativas está ya en marcha dentro del mundo de la investigación”.

Otro tema al que se han referido es el de las grasas, porque, ha asegurado Candela, “la población entiende que hay nutrientes que solo sirven para engordar y nada más alejado de la realidad, porque existen grasas que son realmente de valor en la alimentación humana y hemos visto por dónde van las tendencias de consumo de cara al futuro”.

Especial relevancia han dado a la alimentación vegetariana y vegana, porque, han dicho, “sobre todo en gente joven es una tendencia cada vez más marcada y haciéndolo bien, la ciencia no tiene nada con lo que oponerse a ello, sino que, al contrario, tiene muchas ventajas, pero genera necesidad de conocimiento”.

En ese sentido, ha apuntado Candela, “el vegetarianismo cumple con todos los requisitos teniendo en cuenta algunas condiciones como que hay que mezclar adecuadamente las fuentes vegetales y utilizar estas fuentes con proteína de calidad, como son la soja o la quinoa, pero el veganismo es un paso más adelante, es más complejo y requiere mayor conocimiento. Casi siempre requiere de una suplementación de algunos nutrientes en particular y no es viable para algunos colectivos de riesgo, especialmente para niños en crecimiento o los adolescentes. Requiere poner conocimiento e interés y, en general y, lamentablemente, las fuentes de búsqueda de información están en internet, fuentes que no están bajo control y donde podemos encontrar muchos disparates. Se puede ser vegetariano y vegano, pero hace falta ponerse en contacto con un profesional y buscar las fuentes adecuadas”.

Sobre ello, ha añadido Calvo, “es importante el tema de la complementariedad, porque una persona puede ser perfectamente vegetariana o vegana, pero teniendo la suficiente información nutricional para saber combinar los alimentos. Las proteínas de origen vegetal sabemos que tienen un menor valor biológico y hay que complementar y completar el alimento, porque surgen algunas enfermedades carenciales, sobre todo con la vitamina B12 y el hierro. Hay muchos tipos de vegetarianos y no todas son dietas incompletas, porque hay algunas que se asemejan bastante a la dieta mediterránea”.

En ese punto, Candela, ha hecho referencia también otra vez en relación a esto a las nuevas fuentes proteicas, apuntando que “hay otra tendencia que es la de ir bajando ya el consumo de carne. En las nuevas recomendaciones se habla del consumo de dos raciones de carne magra a la semana, que no es ni mucho menos lo que se está consumiendo ahora, porque hay gente que consume una o dos raciones al día y esto es algo que no podemos seguir haciendo ni por salud, ni por el planeta”, sobre lo que Calvo ha agregado que “hemos mostrado la nueva pirámide nutricional, donde se incorporan entre otros valores el equilibrio emocional, el equilibrio energético o la hidratación, elementos que ya conocíamos, pero al que se ha incorporado otro muy novedoso, que es el de la sostenibilidad, que tiene mucho que ver con lo que nos ha contado sobre las nuevas fuentes de proteínas. Tenemos que pensar en una alimentación equilibrada, saludable, pero también de la sostenibilidad del planeta”.

Y otro de los temas más destacados del curso era del que hablaba en su ponencia la profesora Candela, donde señalaba que “no hay que prescindir de ningún tipo de nutrientes, hidratos de carbono, grasas y proteínas, porque son muy importantes para mantener una situación mental adecuada”. Una premisa en torno a la que destacaba que “tenemos un modelo de dieta que es la mediterránea que en términos de salud ha demostrado ser muy útil para la prevención cardiovascular, prevención de obesidad, de cáncer, pero es que también es la mejor dieta para la mejor función mental. La alimentación poco saludable puede estar relacionada con enfermedades propias de nuestra época como la depresión. Estamos en una sociedad que también padece enfermedades mentales y muchas de ellas tienen parte de su origen en una alteración nutricional y ese problema nutricional puede ser corregido con dieta o con complementos”. “Somos todo uno”, apunta Candela y “el cerebro no va aparte del corazón o del riñón y necesita, como cualquier otro órgano nutrirse”.

Finalmente, ha destacado Calvo, no han dejado la oportunidad de hablar en el curso de la microbiota, es decir todas las bacterias que habitan en nuestro organismo, sobre todo en los intestinos, porque, ha dicho, “durante mucho tiempo hemos pensado que no servía para nada, pero hemos visto estudios muy recientes en los que se demuestra su valor y la relación que tiene con muchas patologías. Es un campo nuevo de investigación que cada vez está teniendo más auge”.

Antonio Sánchez | Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×