Luz y color en la pintura. El mito de Venecia

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Venecia ha sido en esta ocasión la protagonista de uno de los cursos más emblemáticos que todos los veranos oferta la UNED en colaboración con el Museo Thyssen-Bornemisza, y que  constituye una cita obligada para los amantes del Arte. En esta ocasión, el curso “Luz y color en la pintura. El mito de Venecia” estuvo dirigido por la catedrática de Historia del Arte de la UNED Mª Dolores Antigüedad del Castillo y por la jefa  del Área de Educación del Museo Thyssen, Ana Moreno Rebordinos.

Al acto de inauguración, junto con las dos directoras, asistieron Esther Souto, vicerrectora de Investigación e Internacionalización, Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza y Antonio Urquizar Herrera, profesor Titular de historia del Arte de la UNED.

Ana Moreno y Dolores Antigüedad, directoras del curso de verano, avanzaron su objetivo Venecia ha dado lugar a un estilo de pintura en el que la riqueza del colorido y una peculiar manera de graduar la iluminación tendrán una importancia decisiva en la práctica artística de los pintores occidentales. Frente a Roma que representa el predominio de la pintura dibujística, Venecia aportó y extendió una nueva manera de interpretar la pintura en la que predominaban el lujo refinado y el goce estético. La Sereníssima fue desde la Edad Modern meta comercial, cultural y artística para viajeros y artistas que iban a la búsqueda de inspiración, atraídos por la seducción que ejercía la ciudad. Hasta la actualidad la ciudad véneta ha continuado siendo un mito artístico que atrae a artistas, coleccionistas, amantes del arte y turistas, que ayer como hoy, acuden a esa ciudad de leyenda a conocer sus museos, colecciones y exposiciones”.

Ana Moreno Rebordinos, jefa  del Área de Educación del Museo Thyssen agradeció “la gran respuesta que todos los veranos tiene esta convocatoria en el Museo Thysseny a la que  dedicáis tres o cinco días  de vuestras vacaciones para estar con nosotros. Todos los años intentamos vincular el curso con contenido del museo, en concreto con alguna de las exposiciones temporales y este año lo hacemos con una de nuestras exposiciones temporales sobre Venecia, que espero que disfrutéis mucho”.

Mª Dolores Antigüedad del Castillo, catedrática de Historia del Arte de la UNED puso de relieve la dedicación y el cariño con el que se plantea este curso de verano “todos los años intentamos que haya alguna novedad, algo que salga de lo meramente académico, contando con que ya es un curso muy “visual” al realizarse “in situ” en el Museo Thyssen. Este año hemos incorporado en el programa la proyección del documental “La Serenissima” del realizador audiovisual Gonzalo Ballester. La Serenissima fue nominado como mejor corto documental en los premios Goya de 2007 y está basado en las visitas que el pintor y escritor Ramón Gayá realizó a Venecia entre el  2 de julio de 1952 al 7 de abril de 1953 y que posteriormente formó parte de su libro “Diario de un pintor” publicado en 1984. Espero que los asistentes al curso lo disfruten mucho”.

Esther Souto, vicerrectora de Investigación e Internacionalización de la UNED dio la bienvenida a los alumnos que llenaban absolutamente el Salón de Actos del Museo y agradeció “al Museo Thyssen-Bornemisza la acogida y la excelente convivencia que le brinda a la UNED y que año tras año, se enriquece y consolida. Es muy gratificante ver como la transferencia del conocimiento de nuestros investigadores se ve plasmada en esa conexión entre academias y por tanto como vicerrectora de investigación este hecho me causa enorme satisfacción. La UNED, es una universidad viva que pretende estar en continua conexión con la sociedad actual y revertir su conocimiento enriqueciéndose con la vinculación entre distintas organizaciones, empresas o instituciones que favorezcan la máxima proyección personal y laboral que requieren nuestros estudiantes. Este curso en colaboración con el Museo Thyssen-Bornemisza, es un claro ejemplo de que la universidad puede tener un atractivo y un interés  que trascienda lo meramente académico. Gracias a las directoras por organizarlo y a todos los expertos y docentes por brindarnos su conocimiento”.

Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, de una forma didáctica, atractiva y amena nos introdujo en “El Renacimiento en Venecia: de la pastoral a lo trágico” título de su conferencia inaugural. Guillermo Solana, desde el principio manifestó su intención de que “mi intervención no pretende ser una conferencia con pretensiones académicas, porque estaría un poco fuera de lugar en mi caso. Quiero, más bien guiarles a través de un paseo, bastante personal, por la exposición destacando algunas de las piezas que me parecen muy importantes y que están incluidas dentro de la exposición. Ha sido una exposición muy laboriosa, planteada desde hace cuatro años, ha tenido bastantes estructuras…pero a mi desde el  principio me entusiasmó que tuviera un planteamiento aparentemente sencillo, didáctico para poder llegar a un público muy amplio, que no tiene por qué contar con una erudición sobre la materia, y esto la hace muy atractiva.

Su planteamiento se puede resumir en que, en Venecia hubo un renacimiento. No solo fue un privilegio florentino-romano…lo que ocurre es que el renacimiento veneciano, fue distinto. No es intelectualista, sino sensualista. No está marcado por la primacía del dibujo, sino del color. Es un renacimiento clasicista basado en su definición más primigenia: la misión del arte, es la producción de belleza, de la humana, del paisaje…la belleza en general.

Fernando Checa, comisario de la exposición, despliega tres estereotipos de belleza que dominan en la pintura veneciana del Cinquecento, la belleza masculina, melancólica o contemplativa ( Giorgione) la belleza femenina, muy carnal ( Veronés o Tiziano ) y el tercer tipo, la belleza masculina otra vez, pero no contemplativa ni juvenil, sino viril y maduro, el paradigma de la belleza del poder, de la magnificencia…de los “señores de la guerra”, que están en nuestra exposición….”

Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen Bornemizsa, con su conferencia audiovisual, mantuvo la  atención constante de un salón de actos en el que tanto los alumnos como los profesores, realizaron un viaje- que se les hizo corto- al renacimiento Veneciano, en espera del próximo curso de verano UNED-Museo Thyssen Bornemisza.

 

Isabel Quiñones

Fotografía: José Rodríguez

Edición web: Óliver Yuste.

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×