Los Cursos de Verano de la UNED traspasan un año más las barreras penitenciarias

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Abiertos a internos, funcionarios de prisiones y alumnos externos, quedaron inaugurados oficialmente con la apertura de un curso sobre Igualdad en el Centro Penitenciario madrileño de Navalcarnero.

 

De izda. a dcha.: Mercedes Arriaga, Elena Azofra, Yolanda Gómez, Juan Carlos Alcalde y Salvatore Bartolotta

La directora de la Escuela Internacional de Doctorado de la UNED, Yolanda Gómez Sánchez; la vicerrectora adjunta de Estudiantes y Centros Penitenciarios, Elena Azofra Sierra; el director del Centro Penitenciario Madrid IV-Navalcarnero, Juan Carlos Alcalde Antonio, y los codirectores del curso Hombres y Mujeres por la Igualdad: diversidad cultural y derechos humanos, los profesores Salvatore Bartolotta y Mercedes Arriaga Flórez, fueron los encargados de inaugurar tanto el propio curso como el programa general de Cursos de Verano de la universidad en Centros Penitenciarios. A este respecto se pronunció Elena Azofra, quien destacó que “este programa crece y tiene cada vez más estudiantes, y este hecho es el reflejo del interés creciente que existe en estos centros por seguir aprendiendo”. “Aprender engancha”, continuó la vicerrectora adjunta de Estudiantes y Centros Penitenciarios, “y muchos internos ven el parón estival como una pérdida de tiempo, por lo que los Cursos de Verano de la UNED les dan la oportunidad de continuar con sus Enseñanzas Regladas”.

Por su parte, el director del Centro Penitenciario anfitrión tanto del acto como del curso que daba comienzo a continuación, Juan Carlos Alcalde Antonio, agradeció a la UNED que “nos traiga aquí dentro lo que se discute en la calle, pues eso supone una gran apertura para el centro. Alcalde quiso hacer memoria en el año en el que el centro cumple su 25º aniversario recordando la creación en 1979 de la Ley Orgánica General Penitenciaria, con la que “no sólo se construyeron nuevos edificios y cárceles dignas, sino que se transformaron las personas”. En este proceso, añadió el director del Centro Penitenciario de Navalcarnero, “la Educación ha estado siempre presente y ha evolucionado de forma evidente. Antes se dirigía principalmente a internos analfabetos, pero ahora estos son minoría, tal y como muestran los datos: en este curso, 64 internos han cursado Estudios Superiores y más de 30 se han matriculado en el Bachillerato a distancia, lo que supone un enorme potencial para el futuro”.

Hombres y mujeres por la Igualdad

Al tiempo que se inauguraba el programa estival de la UNED en Centros Penitenciarios daba comienzo el curso Hombres y mujeres por la Igualdad: diversidad cultural y derechos humanos, codirigido por Salvatore Bartolotta, coordinador del Programa de Doctorado en Filología de la UNED, y Mercedes Arriaga Flórez, directora del Grupo de Investigación Escritoras y Escrituras y profesora de la Universidad de Sevilla. Bartolotta señaló que arrancaba así la décima edición de este seminario, cuyas tres últimas convocatorias se han celebrado en Centros Penitenciarios y en el que se dan a conocer “figuras femeninas y masculinas que a lo largo de la Historia han destacado por su labor contra las desigualdades, sean de raza, de clase social o de género”, una igualdad que “en muchos campos y entre seres humanos sigue siendo una utopía”. Trabajando en visibilizar el impacto de las ideas igualitarias en la Historia y profundizando en ellas, así como dando a conocer el papel que distintas mujeres jugaron en distintas disciplinas “conseguiremos que los Derechos Humanos sean verdaderamente universales”, concluyó Bartolotta.

Por su parte, la catedrática Mercedes Arriaga quiso destacar que, en esta ocasión, “ampliamos el concepto de igualdad y ya no sólo la abordamos entre hombres y mujeres, sino entre personas de una misma sociedad o entre distintos pueblos. De hecho, lo que caracteriza a la sociedad hoy en día es precisamente la desigualdad por ejemplo entre ricos y pobres, entre poderosos y no poderosos, etc.” La profesora aprovechó su intervención para reflexionar acerca de la necesaria inversión actual en tecnología frente a la no menos importante en talento humano: “debemos trabajar para conseguir sociedades reflexivas e inclusivas y debemos plantearnos si estamos tomando el camino equivocado como sociedad”.

Finalmente, Yolanda Gómez Sánchez, directora de la Escuela Internacional de Doctorado de la UNED tomó la palabra para dar por inaugurados los Cursos de Verano de la UNED en Centros Penitenciarios, así como para pronunciar la primera lección del seminario sobre Igualdad. La catedrática de Derecho Constitucional de la universidad aseguró que “actividades como estos Cursos de Verano no hacen sino enriquecer a la institución” y facilita a los profesores que la formamos “conocer una realidad a la que los docentes de otras universidades no tienen acceso”.

Su charla, primera del curso estival, abordó La igualdad de mujeres y hombres: el largo camino de la utopía a la realidad, a través de la cual hizo un repaso a la evolución histórica de la lucha por la igualdad y su situación actual en diversos ámbitos tanto políticos como legislativos, prestando especial atención a la Ley de Igualdad de 2007, así como en distintos sectores de la sociedad, tales como la educación, la sanidad y las Fuerzas Armadas.

La experta afirmó que “la igualdad es una reivindicación constante en la Historia de la Humanidad, pues el hombre ha reclamado siempre un trato igualitario, dejando un rastro histórico de esta lucha”. Asimismo, Gómez destacó que “la integración del ser humano en grupos organizados se basó en la asignación de distintos roles dentro del grupo, distribución que generaba inevitablemente una distinta posición dentro del grupo y, a través de ella, una diferente consideración y valoración de la persona. De esta forma, ciertas diferencias naturales entre los hombres (debidas a factores físicos, edad, salud o sexo) fueron en las sociedades primitivas el origen de la desigualdad social. El mantenimiento de estas diferencias –factores originarios de diferenciación social– podría haber sido comprensible en el marco de sociedades que tendían exclusivamente a la supervivencia y en las que conceptos como el de dignidad humana o el de libre desarrollo de la personalidad resultaban inimaginables. El problema surge cuando, por la propia complejidad de las sociedades, se generaron otras desigualdades basadas en el nacimiento, el nivel de riqueza o la división sexual del trabajo, aspectos que se consideran factores adquiridos de diferenciación social y que se diferencian de los anteriores en que los primeros buscan la supervivencia del grupo y los segundos buscan el enriquecimiento y el beneficio de unos frente a otros”.

Tras hacer un “viaje” legislativo con la Igualdad a través del Estado de Derecho, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Constitución Española, la directora de la Escuela Internacional de Doctorado de la UNED se detuvo en la Ley 3/2007, de 22 de marzo para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres. “La violencia de género, la discriminación salarial, la conciliación de la vida personal, laboral y familiar”, explicó Gómez, “demuestran cómo la igualdad efectiva, entre mujeres y hombres, es todavía hoy una tarea pendiente que precisa de nuevos instrumentos jurídicos”.

La jurista expuso a sus alumnos que “es absolutamente necesaria una constante acción normativa dirigida a combatir todas las manifestaciones aún existentes de discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo y a promover la igualdad real entre mujeres y hombres, con remoción de los obstáculos y estereotipos sociales que impiden alcanzarla”.

Itziar Romera y José Rodríguez

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×