La particularidad vegetal de la Sierra de Gredos

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

La cartografía de esta zona, su bioflora, las especies en peligro de extinción, su nomenclatura y clasificación… todas las particularidades de la vegetación de este entorno del Sistema Central fueron analizadas en el “Curso teórico práctico de Botánica de la Sierra de Gredos”, que incluía además una salida a la montaña en la que más de una treintena de alumnos pusieron en práctica los conocimientos adquiridos en estas jornadas desarrolladas en El Barco de Ávila.

 

Curso teórico-práctico de Botánica sobre la Sierra de Gredos

 

Eran las nueve de la mañana y puntual partía el autobús con destino la Sierra de Peñanegra en la localidad abulense de Piedrahíta. En su interior 33 alumnos y Antonino González Canalejo, doctor en Geografía Humana de la Universidad de Salamanca, experto en la historia natural de la Sierra de Gredos y director del “Curso teórico práctico de Botánica de la Sierra de Gredos” que ha celebrado la UNED dentro de sus jornadas estivales en El Barco de Ávila.

 

Un día de agradable temperatura les esperaba una vez llegados a la Sierra de Peñanegra, un lugar en el que recorrieron las turberas donde se ubica “una de las plantas más emblemáticas de la zona la neefia triqueta”, explica el director del curso, “además de otra serie de vegetación que forma parte de los piornales y sistemas húmedos como los turberos”.

 

Posteriormente recorrieron los pinares de Navarredonda de Gredos donde contemplaron “otras plantas referente como el acónito, una de las más venenosas de España ya que contiene aconitina, uno de los alcaloides más activos y tóxicos”, de hecho algunas informaciones la catalogan como la más tóxica de Europa.

 

En este paraje contemplaron también más singularidades de la flora de la zona como el lirio de los valles “procedente del Norte de Europa, un ejemplar del que quedan muy pocas poblaciones, en concreto en España solo dos, en la Sierra de Gredos y en los Pirineos”. Esta planta se caracteriza, además de por su rareza, por esa forma en la que su flor de color blanco va encadenada a modo de racimo.

 

La última especie a destacar y que llamó mucho la atención de los asistentes fue la tirola minor “exclusiva de la Sierra de Gredos donde solo hay media docena de ejemplares, todos ellos en este lugar de Navarredonda”.

 

Una intensa mañana en la que los alumnos pusieron de manifiesto todo lo aprendido y plantearon muchas cuestiones como dudas sobre la filogenia de las plantas, destacando las cuestiones sobre los hongos, “unas especies que antes se incluían dentro del mundo vegetal pero que tras unos recientes estudios sobre sus características y una investigación macromolecular, se ha llegado a la conclusión de que están más en consonancia con los animales”, aclara Antonino. Unas dudas que surgían tras toda la información adquirida en las clases teóricas.

 

Un recorrido desde la cartografía a las especies en peligro de extinción

El curso comenzaba con “Cartografía para el conocimiento de la Sierra de Gredos”, a cargo de Julio López-Davalillo Larrea, profesor colaborador de Geografía de la UNED, una charla en la que ilustró a los 26 participantes, explica el director del curso, “con la historia de los distintos mapas que han ido surgiendo de la Sierra de Gredos a lo largo del tiempo que comienza con el mapa de Tomás López en la Edad Moderna, puesto que antes no figuraba en la cartografía de la época”.

 

Continuaban las charlas con “Bioflora de Gredos”, una ponencia de Modesto Luceño, catedrático de Botánica de la Universidad Pablo de Oladive, en la que se puso de relieve “la importancia y escasez de datos de la Sierra de Gredos en materia de bioflora, en total se han catalogado unas 350 especies de musgos además de una novedad importante como la antes descrita neefia triquetra”.

 

Las plantas en peligro de extinción fueron mencionadas en “La lista roja de los vegetales españoles y la conservación de la flora en el Sistema Central”, conferencia de Patricio Bariego, ingeniero de Montes y doctor por la Universidad de Salamanca, y que explicó “los métodos que se siguen para la catalogación de las plantas por su abundancia o dominancia, así como las especies que son escasas o muy vulnerables”. Un ejemplo de la Sierra de Gredos es la manzanilla de la zona, que “aunque no está en esa lista roja, al ser exclusiva de este lugar, se la puso como muestra de planta a tener en cuenta para que la gente no acabe con ella”.

 

Se analizó también un libro que Antonino describe como “una obra maestra”, ‘El árbol de la vida’, a cargo de uno de sus editores, Pablo Vargas, investigador del Real jardín Botánico de Madrid, “un resumen de varios de sus capítulos, que contienen las investigaciones macromoleculares que establecen el origen y las relaciones entre plantas y animales”.

 

Pablo Vargas realizó además otra charla denominada “Biogeografía de la Sierra de Gredos”, en la que describió “cómo han ido llegando al Sistema Central plantas procedentes del Sur de África y cómo se han asentado en un paraje en el que las glaciaciones han convertido a la Sierra de Gredos en una especie de isla al ser una barrera este-oeste”.

 

Sergio Recio
Edición web: Óliver Yuste

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×