Estilo de vida y salud: una perspectiva psicobiológica

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Los avances tecnológicos y los cambios de hábitos que se han venido produciendo en las últimas décadas en los países más desarrollados han derivado en un incremento de enfermedades y trastornos psicológicos tales como obesidad, estrés, impulsividad, alteraciones de la conducta social y emocional, etc. Muchos de estos trastornos se deben al consumo de sustancias tóxicas, a la exposición a contaminantes, a una alimentación desequilibrada o a la falta de actividad física, entre otros, es decir, a estilos de vida no saludables. De todo ellos sr hablará en Ávila del 1 al 3 de julio de 2019 en el Curso de Verano de la UNED “Estilo de vida y salud: una perspectiva psicobiológica” dirigido por Helena Pinos Sánchez y codirigido por Nélida Conejo Jiménez

El Curso de Verano Estilo de vida y salud: una perspectiva psicobiológica está dirigido principalmente a profesionales y estudiantes de psicología, así como a profesionales y estudiantes que trabajan y se forman en el ámbito de la salud. El Objetivo principal del curso es acercar a los profesionales de la psicología y la salud, y a aquellos que comienzan a formarse en estos ámbitos, conocimiento científico sobre la repercusión que un estilo de vida no saludable tiene sobre la salud y el bienestar de las personas. Además, se ofrecerá a los asistentes un acercamiento a la investigación sobre esta temática que se desarrolla en el área de Psicobiología, a la pertenecen todos los ponentes de este curso.

La influencia en la salud de factores tales como el estilo de vida es lo que se recoge en el término Exposoma, propuesto por Christopher Wild (2005) y que hace referencia a todos los factores ambientales, incluidos la dieta, el estilo de vida y factores ambientales y laborales, a los que un individuo se encuentra expuesto a lo largo de la vida. Estas exposiciones pueden dar lugar a enfermedades no transmisibles que se cronifican y ponen en riesgo la salud y la vida. De hecho, es de sobra conocido que la exposición a determinados agentes, como por ejemplo el tabaco o la radiación, son determinantes en la aparición de enfermedades como el cáncer, pero poco a poco se va admitiendo que otros factores pueden tener un papel relevante en la aparición de dichos trastornos. Y no ya solo como posibles alteradores de la salud orgánica de los individuos, sino también de la salud mental. Recientemente se ha propuesto como complemento al concepto de Exposoma el de Psicoexposoma, en un intento de completar el primer término con una visión más holística e integrando las enfermedades orgánicas y mentales en un todo para considerar los efectos de la exposición ambiental a factores de riesgo en la salud global de los individuos (Colomina et al., 2018).

Además hay que tener en cuenta que la exposición a estos factores ambientales de riesgo suelen tener efectos más perjudiciales en las etapas prenatal y postnatal temprana, momentos en los cuales se llevan a cabo la programación de diferentes sistemas neurales y la plasticidad de los mecanismos cerebrales son más susceptibles, lo que produce alteraciones en el equilibrio de los procesos fisiológicos internos que pueden provocar efectos adversos detectables a corto, medio o largo plazo. En este sentido la investigación básica ha aportado mucha información en relación con el estrés (Zawia a y Basha, 2005; Shikanai et al, 2013), la nutrición (Pinos et al, 2018) o la exposición a tóxicos (Salazar et al, 2011; Peris-Sampedro et al, 2014). Además, y también teniendo en cuenta tanto la investigación básica como la evidencia de las diferentes ratios en los que determinados trastornos se producen en hombre y en mujeres (Harvey et al, 2015; Pucci et al, 2017), es necesario tener en cuenta la vulnerabilidad diferencial de los dos sexos a la exposición de determinados factores ambientales.

Por tanto, conocer los factores ambientales susceptibles de producir alteraciones en la salud de los individuos, considerando tanto periodos críticos como vulnerabilidades diferenciales, así como poder concretar todos aquellos marcadores que estén indicando el riesgo de padecer dichas alteraciones, resulta crucial para poder mejorar la investigación, afrontar el diagnóstico y establecer los tratamientos oportunos de forma ágil y precisa.

En este curso se abordarán, desde un punto de vista científico, los efectos que produce la exposición a algunos de estos factores, así como las circunstancias que incrementan la vulnerabilidad a padecer enfermedades y trastornos mentales a lo largo del ciclo vital.

Sonia Cubillo

Comunicación UNED

 

 

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×