El papel de los “secundarios” en el arte del Antiguo Egipto: nobles a la sombra del faraón

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El Centro Asociado de la UNED de Ávila vuelve a adentrarse en el mundo del antiguo Egipto por séptimo año consecutivo de la mano de los profesores Inmaculada Vivas y Antonio Pérez Largacha, que dirigen este año el Curso de Verano ‘A la sombra del faraón: los nobles en el arte del antiguo Egipto’.

Según ha explicado Vivas, “este año hemos querido buscar una temática algo más concreta, por lo que hemos hablado de figuras que en teoría podrán ser secundarias pero que no lo son tanto, de funcionarios que están ligados a la administración, eso que llamamos muchas veces leales servidores del faraón y que son gente que hace una importante carrera administrativa y logra tener un gran poder, además de que sus monumentos funerarios son muestra de ese poder, para lo que hemos analizado su iconografía y hemos visto su cercanía a los artistas y cómo se hacen representar junto al rey, dando muestra de todo ese poder en su contexto”.

En ese sentido, ha explicado la Doctora en Historia del Arte de la UNED, “ha sido un curso con una cronología bastante amplia”, donde “hemos tocado temas de 18 dinastías en las que se han tratado temas como la tumba de Djehuty, por parte de José Manuel Galán; sobre cuestiones literarias; sobre el papel de estos funcionarios; sobre las tumbas del periodo de Amarna; el conjunto de tumbas en Menfis, muchas de ellas de la época de Tutankamón; temas de construcción de tumbas, como eligen los artistas y los motivos, cómo rectifican; de las imágenes y la representación de los sacerdotes en la época ptolemaica por parte de Miguel Ángel Elvira; o una interesante ponencia de Esther Pons, conservadora del Museo Arqueológico Nacional y desde hace poco codirectora de la misión española de excavaciones en Oxirrinco, que nos has hablado de un conjunto de objetos muy interesantes que encontraron en una tumba de Deir el Medina, el pueblo de los artistas que construyen las tumbas del Valle de los Reyes, colección que hoy está expuesta en el Museo de Turín”.

Vivas a destacado el papel de la experiencia entre los ponentes del curso, ya que “muchos de nosotros hemos participando y seguimos participando en expediciones a Egipto. Tanto José Miguel Serrano como José Manuel Galán son miembros del Proyecto Djehuty, una de las misiones más importantes que tenemos en el panorama egiptológico español; Esther Pons es codirectora de la misión de Oxirrinco; tanto José Ramón Pérez-Accino como yo formamos parte del equipo C2 del llamado Royal Cache Wadi Survey, un proyecto de prospección muy interesante en el que estamos intentando documentar y registrar todos los grafitis que se ubican en el llamado Valle de las Momias, un valle donde se encontró un conjunto de momias reales muy interesante y que cuenta con muchísimos grafitis, lo que nos hace pensar que ese espacio tiene alguna función sagrada o función ritual; y Antonio Pérez Largacha también tienen experiencia de excavaciones en Egipto, por lo que todos tenemos una formación teórica y también práctica”.

Y aunque este año el papel protagonista era para las figuras dedicadas a la administración en el antiguo Egipto, personas que se encontraban en un segundo plano, nunca se puede obviar la figura del faraón, una figura de enorme importancia porque, ha explicado Vivas, “en Egipto era la cabeza del Estado, lo es todo, porque es, además, la cabeza de la administración. Muchas veces pensamos en el antiguo Egipto de una manera muy esotérica y muy fantástica, pero lo importante, aunque sea menos vistoso, es que tenían una administración excelentemente organizada, muy jerarquizada y muy sistemática. El faraón es la cabeza de esa jerarquía y el más trepa de los funcionarios, por así decirlo, tenía como máxima ambición llegar a ser visir, que era una especie de primer ministro, un top de esa carrera administrativa y por encima de él siempre estaba ese rey que era el que gobernaba, el que tenía mucho poder, incluso sobre el clero”.

Finalmente, cuestionada por si falta mucho por descubrir en Egipto, Vivas ha concluido destacando que “el patrimonio arqueológico egipcio es excepcional. Son 3.000 años de historia desde las primeras dinastías, por lo que hay mucho material”, pero, ha advertido, “lo que necesitamos es financiación. Siempre insistimos en lo necesaria que es la financiación, tanto pública como privada, como sucede en el caso del proyecto C2, donde tenemos financiación de dos fundaciones privadas que suponen una ayuda excepcional, porque esto es lo que hace posible que en muchas ocasiones se sigan desarrollando este tipo de proyectos”.

Antonio Sánchez | Comunicación UNED

Compartir.

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×