El monstruo de mil cabezas

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Durante tres días, la Facultad de Derecho de la UNED se ‘armó’ con charlas, estrategias y conocimientos para luchar contra el crimen organizado.

 

A punto de cruzar el umbral entre julio y agosto, muchos de nosotros estamos pensando ya en unas vacaciones bien merecidas, imaginando un descanso cerca o lejos del hogar. Pero hay quien no descansa nunca (y menos mal…), porque permanece en constante vigilancia de nuestros intereses y nuestro bienestar. Gracias a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, vivimos y dormimos más tranquilos, porque el crimen nunca duerme…

 

Y esto me hace pensar que…

 En una tarde de mediados de julio, Madrid dormita por el calor… Pero en la UNED permanecen atentos y despiertos, porque hay un curso en la Facultad de Derecho que trata sobre el crimen organizado. José Núñez Fernández, su director, nos habla de las distintas manifestaciones de esta criminalidad, su dimensión conceptual y, también, de la manera de prevenirla y de luchar contra ella. Y para ello, asegura, “la cooperación judicial y la cooperación policial son indispensables, tanto en el ámbito nacional como en el internacional”.
 

José Núñez y Lucio Toval en la Inauguración del curso

 Lucio Toval, Profesor de Investigación de la UNED y del IUISI (Instituto Universitario de Investigación sobre Seguridad Interior), nos hace una reflexión interesante: “el crimen organizado comienza cuando las actividades delictivas, que se venían realizando de una manera artesanal, individualizada, desconexionada (unos grupos de otros), empieza a tomar unos caracteres de industria, de empresa”. Y una se pregunta, pensando en determinados individuos…, “entonces, ¿qué fue antes? ¿El huevo o la gallina?”. Pero me estoy desviando del tema… Sigue Toval: “lo que trata es de sacar la máxima productividad posible de cualquier actividad delictiva, de una manera sistematizada, organizada (con una jerarquía en los puestos de dirección y de ejecución de las actividades delictivas), con un camino más o menos estandarizado para obtener los beneficios económicos que la actividad delictiva produce”. Y, no sé por qué, vuelven a mi cabeza los huevos y las gallinas…
 

 Y, de repente, ¡vuela hasta mí una flecha! Pero… ¿qué hace aquí ‘Robin Hood’? Aunque esa cara amable, mezcla de Errol Flynn y un zorro naranja, se va transformando poco a poco en un gángster de ‘Chicago, años treinta’… Uf! No, no me he quedado dormida, ha sido solo ese dormitar madrileño de una tarde de mediados de julio, que te hace imaginar cosas… Parece ser que en un principio (ya, incluso, en la Edad Media) la mafia nació como grupo de presión que, en determinado momento, empezó a utilizar procedimientos de chantaje y de extorsión sobre la base de la ayuda a la población. Pero, claro, el robar al rico para entregárselo al pobre ha ido evolucionando a lo largo de los siglos hasta llegar a nuestra época, en donde nos encontramos con grupos criminales organizados para llevar a cabo determinadas actividades que están, si no al margen de la ley, sí fuera de las actividades normalizadas (prostitución, juego, tráficos,…); y todo esto de una manera delictiva y no pacífica.
 

Y es que todo evoluciona… hasta el crimen. Las mafias italianas pasaron, a través de las grandes oleadas de emigrantes, a EEUU, donde adquirieron tintes de empresas prácticamente legítimas. A partir de ahí, surgen más y más grupos. La globalización y las actividades económicas muy lucrativas, en donde se maneja mucho dinero, facilitan la aparición de estas organizaciones. La aldea global (con sus medios de comunicación, con sus transacciones electrónicas,…) tiene grandes repercusiones en la economía globalizada; y, por tanto, en la delincuencia globalizada. Estamos inmersos en una espiral de la que parece que no podemos salir… La mafia rusa, la mafia japonesa (la yakuza), la mafia italiana, los grupos organizados criminales,… tienen presencia en todos los ámbitos, influyendo directamente en el resto de actividades de la economía mundial… Un ‘monstruo de mil cabezas’ que tiene difícil solución.

 Pero toda Medusa tiene su Perseo… ¿no?
  

Sede: Fundación UNED
Curso: Principales manifestaciones del crimen organizado
Fecha: 10 al 12 de julio
Autor: Inma Luque Galán

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×