El Flamenco: un arte singular, patrimonio inmaterial de la humanidad

3
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El cantaor flamenco Juan Pinilla nos envía este relato acerca de su paso por el curso sobre Flamenco que estos días se ha celebrado, con gran éxito, en la ciudad granadina de Motril

 

Juan Pinilla

Juan Pinilla
Fuente: sitio web oficial

El periplo veraniego de conciertos nos deparó un alto en el camino: el Curso de verano de la UNED con sede en Motril. Iba a impartir una conferencia-recital, actividad que me relaja y hace que desconecte de la rutina de conciertos, y hacia la capital de la costa granadina nos dirigimos descendiendo por la autovía con la música de Enrique Morente. No era casualidad que la música de Morente sonara en mi coche pues, si bien es cierto que suelo escuchar a Enrique con frecuencia, la idea de conocer personalmente a Francisco Gutiérrez Carbajo, de quien tan bien me había hablado mi amigo y gran aficionado al flamenco Francisco Paredes Rubio, llegando a asegurar que Morente sentía un gran cariño por el profesor, me incitó a volver a escuchar su brillante música flamenca. A Gutiérrez Carbajo lo había leído yo cuando llegó su fabulosa investigación publicada en dos tomos sobre la poesía en el flamenco y la lírica popular a la biblioteca de mi pueblo. Recuerdo que durante muchos años, aparecía únicamente mi nombre en el fichero del libro. Desde aquellos primeros noventa, donde yo a penas contaría con 12 o 13 años pero ya me interesaba por el flamenco, hasta aquí, de Gutiérrez Carbajo he leído mucho más, incluido algún artículo en El País, y sobre todo había oído hablar a los flamencos más doctos de su persona. Ahora tenía la oportunidad de conocerlo porque, entre otras cosas, es el director del curso de verano.

 

El ponente Antonio Conde y el director del Curso de Flamenco, Francisco Gutiérrez Carbajo

El ponente Antonio Conde y el director del Curso de Flamenco, Francisco Gutiérrez Carbajo

 

Llego a Motril con tiempo y me doy una vuelta por el barrio de la Huerta Carrasco, a ver si veo algún flamenco por sus calles, con la inocencia de un principiante, pues ya a estas alturas sabemos de sobra que los flamencos

Casa de la Palma

Casa de la Palma

duermen a esas horas de la mañana. La Casa de la Palma de Motril que sirve de sede a la UNED es un edificio que data del siglo XVI, con un frondoso patio interior que advierte unas antiguas caballerizas al fondo, y que hoy día está convertido en centro cultural. Nada más entrar nos atiende el director de la UNED Motril con una amabilidad que nos hace sentir halagados y cómodos desde el principio. Ya dentro del despacho me reencuentro con Víctor Vázquez, responsable de mi presencia allí, un amigo granadino cargado siempre de interesantes proyectos didácticos que tienen al flamenco como telón de fondo, y cuya compañía es siempre un remanso de paz. Víctor habla pausado pero seguro, con un tono de voz comedido; puede decirte en dos frases una sentencia, pero sin herir ni romper la armonía. Es una persona muy válida y está desempeñando una labor que espero que algún día se le reconozca.

 

Juan Pinilla y David Caro con Víctor Vázquez

Juan Pinilla y David Caro con Víctor Vázquez

 

Antes de comenzar la conferencia me invitan a subir a la biblioteca donde me reencuentro con la directora, una conocida mía del Ateneo de Motril y, para mi sorpresa, el personal nos muestra su particular homenaje al flamenco con la decoración de una estantería con motivos flamencos y, por supuesto, libros, libros de temática flamenca, algunos de los cuales hoy se encuentran descatalogados. La biblioteca, que visité por dentro, estaba llena de estudiantes con el gesto abigarrado, estudiantes que desde los primeros días del verano se imponen una disciplina de estudio para llegar a buen puerto en septiembre. Descendemos a la sala donde se imparte el curso de verano: “El Flamenco, un arte singular. Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” y en estas que aparece mi guitarrista, David Caro,

Juan Pinilla y David Caro

Juan Pinilla y David Caro

junto a un cantaor de Motril, Pablo Escudero, con quien habíamos trabajado días antes en el Festival Flamenco de Fuenlabrada. Saludo por fin a Gutiérrez Carbajo, a Antonio Conde, que había finalizado su intervención, y a algunos alumnos. Antes de comenzar, tiemplo la voz por soleá con la guitarra de David, mientras los alumnos y profesores hacen un “break” que dirían los ingleses, para tomar un café. Y comienza una charla que nos lleva hasta las dos de la tarde donde culminamos cantando al unísono fandangos de la costa de Almuñécar, Fandangos de Alosno, que algunos motrileños convierten en fandangos del “Alonso” (un bar muy conocido en aquella ciudad) y una petenera, con la que rompemos los moldes clásicos de la superstición que la rodean. Entre el público, Tomás García (padre e hijo), el primero, alumno de la UNED y el segundo, un jovencísimo cantaor que dará mucho que hablar.

 

Francisco Gutiérrez, Francisco Álvarez y Jose A. Ruiz

Francisco Gutiérrez, Francisco Álvarez y Jose A. Ruiz

 

Tengo que destacar de nuevo el exquisito trato y respeto por nuestro trabajo que dispensaron los profesionales del centro asociado de la UNED. Tras la conferencia nos invitan amablemente a almorzar en un restaurante cercano. El profesor Gutiérrez Carbajo tiene cierta prisa porque toma un avión para Madrid en un par de horas. Hablamos poco pero de manera intensa y sale a relucir una frase de Woody Allen que he utilizado en mi conferencia: “En Los Ángeles, no tiran la basura, la convierten en televisión”. Descubro que tanto el director de la UNED como el profesor son aficionados al cine de Woody Allen, lo cual me permite desplegar toda una serie de halagos hacia la obra del genio neoyorquino. De Carbajo sí sabía que entre sus publicaciones figura una de literatura y cine, lo cual me parece muy interesante, pero los demás comensales responden con el mismo entusiasmo a nuestras loas de las primeras películas de Woody Allen. En definitiva fue un almuerzo distendido con interesantes charlas sobre flamenco, cine y literatura. A penas llevaba unos minutos en el coche de vuelta a Granada, cuando advertí que en Twitter me habían escrito desde la UNED invitándome a contar mi experiencia de ese día. Sin duda, en el papel se queda muy corta, el día fue mucho más interesante, pero he tratado de reflejar de manera sucinta las gratas impresiones que me llevé de este curso de verano, que estaba resultando todo un éxito.

 

Playa de Poniente de Motril

Playa de Poniente de Motril

 

Sede organizadora: UNED Motril
Curso: El Flamenco. Un arte singular, patrimonio inmaterial de la humanidad
Fecha: 7 al 9 de julio
Autor: Juan Pinilla Martín
Fotografías: Fermín Anguita Fortes

Compartir.

3 comentarios

  1. ¡QUÉ GRAN ARTISTA, QUÉ GRAN ESCRITOR Y QUÉ COMPROMISO POLÍTICO TAN NECESARIO EN ESTA SOCIEDAD ANESTESIADA!

    ME HAN ENCANTADO CONOCERTE, JUAN. HE SIDO YO EL QUE HA APRENDIDO MUCHO DE TI.

    UN ABRAZO MUY GRANDE.

    F. GUTIÉRRZE CARBAJO

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×