El arte egipcio centra uno de los Cursos de Verano de la UNED

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Continúan los Cursos de Verano de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en el Centro Asociado de Ávila en una XXVIII edición que está siendo un éxito y, entre ellos, uno de los que ha tenido una gran acogida ha sido el de ‘Fiesta, festival y ritual en el arte egipcio’, un seminario dirigido por la profesora Inmaculada Vivas que ha destacado que “hemos contado con importantes investigadores que han hecho estudio de este tema en diferentes épocas”.

Inmaculada Vivas ha destacado que “aún queda mucho por descubrir sobre el Antiguo Egipto”, porque, ha señalado, “conocemos los grandes hitos en el mundo egipcio, como Tutankamon, Neferititi o grandes personajes conocidos del mundo antiguo como Keops, pero queda mucho por hacer” y ha destacado que “gracias al papel de la misiones arqueológicas españolas, que afortunadamente cada vez son más y que esperemos sigan aumentando, podemos tener un material de primera mano y poder seguir estudiando”.

En este sentido, Esther Pons, conservadora del Museo Arqueológico Nacional, ha recordado que “se conoce mucho sobre el Antiguo Egipto, pero también tenemos muchas lagunas”. Por un lado, ha dicho, “porque tenemos testimonios escritos que nos hablan de acontecimientos, de monumentos, etc., pero no nos han llegado; o al revés, nos ha llegado un resto arqueológico del que no sabemos dar un significado, porque no tenemos ningún texto escrito que nos lo pueda explicar su significado”.

Pons ha destacado que, en Egipto, “allá donde escabas encuentras algo”, aunque ha lamentado que “tenemos también el problema de que en muchos sitios se ha edificado encima y se sabe con seguridad que debajo de algunas cosas hay más”. Egipto, ha señalado, “es rico de sur a norte y de este a oeste, incluso en pleno desierto, donde se han encontrado restos de enterramientos”. Y de nuevo ha vuelto a lamentar que “también es cierto que a lo largo de los siglos se ha saqueado mucho”.

En cuanto a los tipos de tumbas, la conservadora ha apuntado que “existían muchas diferencias entre estratos sociales, porque una momificación dependía de lo importante que uno fuera o del dinero que se tuviera”, de modo que aquellos que eran enterrados de esta manera “supondrían sólo en torno al 10% de la población o menos”. En torno a este tema, Irene Cordón, profesora de la Sociedad Catalana de Egiptología, ha destacado que “del 90% no sabemos prácticamente nada, porque era gente del pueblo que no sabía leer ni escribir y no han dejado testimonios, por lo que de los que tenemos conocimiento sería de la nobleza”, por ello, ha sentenciado, “lo que conocemos realmente es la excepción de cómo se vivía entonces”.

Pons ha continuado recordando que “de lo primero que se encontró en Egipto a finales del siglo XIX y XX fueron las grandes tumbas, lo más rico en hallazgos y lo que más información podía dar, pero en estas últimas décadas se está dando un cambio de mentalidad y se busca también conocer cómo vivía la población, intentar buscar otras cosas”.

Haciendo un poco de historia de las excavaciones, Cordón ha señalado que “esas primeras excavaciones arqueológicas eran más bien excursiones de buscadores de tesoros”, algo que ha secundado Pons asegurando que “esa era la mentalidad”. Y es que, ha dicho, “hasta por lo menos 1925, en el Museo de El Cairo había una tienda para comparar antigüedades, como si fuera una casa de subastas legal, con piezas auténticas, pero, por suerte, las leyes cambian y a finales de los años setenta la UNESCO prohibió que se sacaran cosas de los países”. Hasta entonces, ha asegurado, “existía el acuerdo de que la misión extrajera se podía llevar el 50% de lo que encontraban, por eso los museos tienen tantas piezas”. En ese punto, Cordón ha querido recordar que “aquello no era un expolio como dicen, ahora sí lo sería, pero no en aquella época, porque las cosas se compraban o incluso eran regalos del gobierno egipcio a otros países”, aunque, ha puntualizado Pons, “también es cierto que había, hay y habrá ilegales”.

En cuanto al contenido de la tumbas egipcias, Pons ha recordado que “se pueden encontrar un buen número de objetos, la momia, el sarcófago o el ataúd, los vasos canopos, donde ponían las vísceras, los useptis, que son 365 figuritas que harían la labor del campo en lugar del muerto, cerámica; si es más de lujo comida y bebida… Tutankamon u otro noble tenía además mobiliario, ropa, joyas, cofres con cosméticos, etc. Si era un orfebre, orfebrería o si era militar, armas…”.

La razón de tener todo eso dentro de la tumba, ha señalado Vivas “es pensar que en la otra vida iban a seguir como en esta e iban a necesitar todos sus objetos más cercanos, los más valiosos. Sería lo contrario que conciben, por ejemplo, el Cristianismo o el Islam, que dicen que te tienes que ir como has venido, desnudo, sin nada, mientras que ellos lo harían al revés, se van con lo que he tenido en vida, para vivir igual que en la vida”.

Finalmente, respecto al trabajo de arqueología en Egipto, Vivas ha destacado que “cada vez hay más misiones españolas, pero lo malo sigue siendo que la burocracia es muy lenta y conseguir un permiso requiere uno o dos años”. Pons lo ha explicado, señalando que “por un lado está el servicio de antigüedades y por otro la policía local, que hace un informe y dice si es apto por temas de seguridad. Te tienes que llevar bien con los dos y tener muy en cuenta que algo importante no puede ser dado a conocer sin que lo sepa los primeros o te quedarás sin ello”.

En ese sentido, Pons también ha recalcado que “los cambios y conflictos han afectado mucho al turismo, pero no tanto a las excavaciones”. Para ella, “el gran problema es que no hay nada de turismo, sólo chino, y ese se lleva a cabo de una forma muy restringida, con paquetes turísticos cerrados, por lo que no gastan dinero en las ciudades”. Sin embargo, en este sentido, Vivas ha advertido de que “la situación allí es tranquila y no tienes sensación de riesgo”, mientras que Cordón ha concluido apuntando que “animamos que la gente vaya, porque, además, es un pueblo muy hospitalario”.

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×