Disparates en la ciencia, introducción a los fundamentos del conocimiento científico

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Dentro de la presente edición de cursos de verano, el Centro Madrid-Sur organiza del 10 al 12 de julio en Aranjuez el cursoDisparates en la ciencia: introducción a los fundamentos del conocimiento científico”. La directora del curso es Raquel Rodríguez Fernández.

Todo lo relacionado con el término “científico” se asocia, de manera directa, inmediata y casi inequívoca, al conocimiento válido, veraz y objetivo, pero esta atribución, aunque deseable, no siempre es correcta. Para que dicha cualificación sea verdadera, es imprescindible saber diferenciar lo que realmente es el conocimiento objetivo, fiable, replicable, es decir, el conocimiento científico, de cualquier otra afirmación que no llega a ese nivel de rigor.

El objetivo de este curso es, por tanto, promover el desarrollo del pensamiento crítico, esto es, que toda persona, sea o no estudiante universitario, conozcan los criterios necesarios para que un conocimiento sea científico, evitando así ciertos “engaños” que se pueden dar bajo el paraguas de la ciencia.

La profesora de Fundamentos de Investigación, de la Facultad de Psicología, Raquel Rodríguez Fernández, abrirá este curso, presentando los “Tipos de investigaciones, características y grados de validez. En qué fijarse para saber si una investigación es válida”, describiendo los distintos procedimientos que se emplean para constituir el conocimiento, sustentados en los principios de que todo hallazgo debe ser verificado, replicado y, además, debe ser susceptible de ser falsado, esto es, nunca puede ser considerado como una verdad absoluta. Describirá el método científico, como un proceso de pasos concatenados mediante el cual pretendemos contrastar las hipótesis de las que partimos, y expondrá, a partir de ejemplos, una posible bifurcación de dicho método que conduce a dos tipos de interpretación o explicación -causales o no-causales- de las relaciones entre las variables implicadas, lo cual también se relacionará con la  validez de las conclusiones que obtengamos.

Pero además, la investigación sobre cuestiones socioeducativas hace necesario, para abordar problemas complejos y singulares, el planteamiento y práctica de alternativas metodológicas cualitativas que permitan construir significados: descubrir nuevos conceptos, nuevas relaciones, nuevas comprensiones.  Para ello, la profesora Belén Ballesteros Velázquez, del departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la Facultad de Educación nos propondrá, en su ponencia “Con_Ciencia_Arte sobre la validez de la investigación cualitativa” reflexionar sobre la complejidad del carácter científico del conocimiento y sobre los criterios y procedimientos que la metodología cualitativa pone en juego para argumentar su estatus científico. Para ello, mostrará cómo la investigación cualitativa permite describir y comprender los procesos sociales desde la perspectiva de sus protagonistas, rescatando la singularidad de los hechos y estableciendo un diálogo intersubjetivo entre el investigador y la situación que se estudia. Por tanto, el conocimiento que genera a través de la metodología cualitativa es una producción constructiva e interpretativa.

Por su parte, el profesor, Mikel Asensio Brouard, del Departamentos de Psicología Básica de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), nos hablará de las dificultades que, para “La construcción individual del conocimiento científico”, presenta la persistencia de errores previos, de auto-percepciones negativas, de la falta de acuerdo en las vías de transmisión eficaces, de contextos des-motivantes, etc. También resultan muy diferentes los ambientes y los distintos formatos en los que las personas se relacionan con estos conocimiento, así como su credibilidad, que depende, en cierta medida, del medio de difusión, de forma tal que son más creíbles los museos y exposiciones de ciencia que los documentales o la literatura científica, y muy por encima de las publicaciones de divulgación científica que se consideran “de curiosidades” e, incluso, por encima de los propios contextos formales de aprendizaje, como la escuela. Una reflexión y una discusión pausada y, sobre todo, una evaluación precisa e independiente de estas cuestiones puede ayudar sustancialmente a mejorar esta situación.

La ciencia es, además de otras muchas cosas, una institución social. Está formada por personas de carne y hueso; requiere la utilización de recursos materiales y económicos facilitados por el resto de la sociedad; y funciona de acuerdo con sistemas de normas, hábitos y prácticas que suelen evolucionar a lo largo del tiempo y que también pueden tener notables diferencias entre unas disciplinas y otras. A veces se argumenta que este carácter intrínsecamente social de la ciencia impide que los conocimientos científicos puedan alcanzar el nivel de validez y de objetividad que solemos asociar a ellos, pues la ciencia sería, según estos argumentos, “una construcción social como otra cualquiera”. ¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones? ¿Cuál es la relación que puede establecerse entre los aspectos institucionales de la ciencia y sus aspectos epistemológicos? En concreto, ¿qué queda de la vieja idea de una “demarcación” entre el conocimiento científico y la pseudociencia? El profesor Jesús Zamora Bonilla, profesor del departamento de Lógica, Historia y Filosofía de la Ciencia y decano de la Facultad de Filosofía de la UNED, en su ponencia “Cuando, cómo y por qué podemos fiarnos de lo que dice la ciencia” tratará el proceso de investigación como un juego (en el sentido de la teoría matemática de juegos) que permite ofrecer una respuesta optimista sobre el valor del conocimiento científico.

Pero no toda la información accesible es equivalente en términos de validez y rigor científico, y en la práctica profesional existe cada día un mayor consenso en admitir la importancia y “La necesidad de basar la toma de decisiones en la evidencia”. Con este propósito, la profesora Mª Teresa Martín-Aragonés presentará su ponencia en la que se analizará la utilidad de la evidencia como guía para la práctica profesional; se revisará el concepto de práctica basada en evidencias, que implica el desarrollo de una serie de competencias; y se definirá sus componentes, además de introducirnos en el proceso de evaluación de sus fuentes. Todo ello sin perder de vista las dificultades y limitaciones inherentes a la aplicación de la evidencia en los procesos de toma de decisiones.

Actualmente, los grandes descubrimientos en ciencia, salud o tecnología tienen que competir en un entorno digital con otros medios y otros tipos de noticias como política, deportes y demás contenidos audiovisuales. El periodista de ciencia, Antonio Villarreal García, detallará en su ponencia “Cómo informar de un hallazgo científico (Y que el público te lea)” algunas de las estrategias más exitosas para trasladar los últimos avances a un público general y habitualmente pasivo hacia este tipo de información.

Y muy relacionado con esto, “Dependiendo del origen de las fuentes, ¿podemos garantizar cierto grado de validez de las investigaciones publicadas? “ nos introduciremos, de la mano de Rosa Mª Sánchez Fernández y Alexis Moreno Pulido, Coordinadora de Área de la Biblioteca del Campus Norte y Apoyo a la Docencia y la Investigación de la UNED y Responsable de Biblioteca de Campus Norte de la UNED, respectivamente, en las fuentes de información científica, presentando también las herramientas que permiten evaluar la calidad de las investigaciones publicadas. Además, nos enseñarán cómo localizar información científica y nos proporcionaran sencillos criterios para la evaluación de su validez. Terminarán exponiendo los últimos “escándalos científicos” y cómo fueron descubiertos.

El curso finalizará con una ponencia/taller del profesor Pedro Rodríguez-Miñón Cifuentes, del departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento, en la que se facilitarán ejemplos de investigaciones para evaluar si “¿Somos capaces de identificar si son válidas y cuáles son sus debilidades potenciales?” para entrenar los conocimientos adquiridos y comprobar su evolución mediante el análisis crítico de mensajes que, como conclusión de una investigación con base científica, lee o escucha en un medio de difusión. Con esta finalidad, se presentarán distintos artículos de divulgación para su lectura y reflexión en pequeños grupos de trabajo para analizar el titular (como mensaje que habitualmente refleja la conclusión) y su contenido, explicación o evidencias, tratando de extraer las fortalezas y debilidades en las que se sustenta el mensaje y que deben servir para distinguir el conocimiento basado en criterios científicos de los errores y disparates, conforme a los criterios tratados en el curso.

Comunicación UNED

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×