Contua el curso “Desarrollo psicoeducativo de la Inteligencia Emocional» en Baza

1
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

Se ha iniciado la 2ª. Jornada del Curso “Desarrollo psicoeducativo de la inteligencia emocional”, en el Centro Asociado a la UNED en Baza, comenzando ésta con la ponencia “Cómo surge el concepto de Inteligencia Emocional y sus principales características”, a cargo de Gerardo M. Fernández González, Inspector de Educación y Profesor-Tutor del Centro Asociado a la UNED de Asturias.

En la misma se han tratado cuestiones como el papel de los educadores, se han presentado igualmente reflexiones respecto a los cambios educativos, exponiendo la teoría de Howard Gardner de las Inteligencias Múltiples. Del mismo modo, el profesorGerardo M. Fernández González ha explicado las cinco dimensiones de la inteligencia emocional, así como ha tratado el tema de la emoción y sus diferentes tipos o el tema de la educación emocional en sí. Respecto a estas cuestiones ha traído a colación una célebre frase de Platón, según la cual, “La disposición emocional del alumno determina su habilidad para aprender”.

De la misma manera, se ha referido a que la escuela está en un proceso de cambio continúo, y a partir de ciertos ítems se ha ido viendo la evolución de la escuela desde los años 70 hasta la actualidad. En la escuela de décadas pasadas los valores eran claros y asumidos, por el contrario, en la actual poseemos nuevos y diferentes valores. En aquella escuela ya lejana, la influencia de la familia era determinante ahora mismo es fundamental la influencia de los medios-tic, también el sentido de autoridad ha sido sustituido por unas relaciones horizontales y las aulas antes homogéneas actualmente se han constituido en aulas heterogéneas. Éstas han sido entre otras cuestiones, las posturas divergentes entre ambas concepciones de escuela.

En este sentido, el profesor Fernández González siguiendo a Alain Toffler y Sir Ken Robinson, se decanta por considerar que el sistema educativo está diseñado para preparar a las personas de ayer y no para mañana. Así, hace diferentes reflexiones encaminadas a analizar la situación actual de un sistema educativo que considera obsoleto.

Siguiendo en la misma línea conceptual de su charla, se ha referido a que el alumno del futuro más que a contestar preguntas aprenderá a plantear preguntas. Del mismo modo, piensa que la acumulación de conocimientos e información está perdiendo valor porque es y será todavía más en el futuro, el papel de las máquinas, considerando al sistema educativo obsoleto.

Respecto a la formación del profesorado y siguiendo a Eduard y Elsa Punset, reflexiona y concluye con que el papel del maestro está cambiando, y ya no es un mero transmisor de conocimientos. Así, debe ser un facilitador del aprendizaje para los alumnos y motivarlos para aprender, siendo flexible, tolerante, creativo y respetuoso para con sus alumnos y asimismo saber trabajar en equipo, reflexionar sobre un registro adecuado en las evaluaciones, utilizar materiales adecuados, en definitiva, saber valorar cualitativamente.

Terminando su exposición ha concluido afirmando que la inteligencia emocional no es innata y reflexiona razonando que a los alumnos no se les prepara para la vida actual.

La segunda ponencia de la mañana de esta segunda jornada de curso ha sido impartida por José Luís García Llamas, decano de la Facultad de Educación de la UNED y Profesor Titular de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación I, la cual versaba sobre “La evaluación de Programas de Inteligencia Emocional”. La misma ha estado referida a la parte metodológica de los programas de intervención educativa. Así, con una base científica se debe llevar a cabo la evaluación tanto de los programas, como del profesorado y de las instituciones educativas, es decir, su intervención ha girado en torno a que entendemos por un programa de intervención educativa y su evaluación.

Seguidamente el profesor García Llamas ha expuesto las diferentes propuestas para considerar a un programa eficaz, entre ellas, la de Tyler referida al logro de objetivos, o la de Weis en los años 80, ésta para medir los efectos del programa en comparación con las metas. Por otra parte, Stufflebeam, se centra en el proceso, respecto a la planificación, realización e impacto. Asimismo, Scriven realiza dos propuestas de evaluación, formativa y sumativa, siendo ésta última de carácter sancionador, Rossi y Freeman se centran en cómo funciona un programa en el contexto, es decir, se analizan los programas sociales y educativos desde el punto de vista cualitativo. Desde otra perspectiva, Pérez Juste, hace una evaluación del programa considerándolo como un proceso sistemático e intencional, con posibles mejoras y Martínez Mediano realizando una comprobación de procesos y logros.

García Llamas, a partir de todas estas propuestas de evaluación de programas realiza una especie de compendio personal con una valoración contextual para la toma de decisiones. De esta forma, nos ofrece información sobre la marcha de los procesos sociales y educativos, así como sobre la valía de las propuestas innovadoras que garantizan una recogida de información de calidad y mediante técnicas más adecuadas.

De esta manera, el evaluador contextualizará y valorará los hallazgos que contribuirán a la toma de decisiones de mejora en tres puntos básicos, siendo éstos, el programa, los procesos seguidos y los resultados de su puesta en práctica, es decir, aquellos que repercutirán sobre el personal implicado.

Por otra parte, ha analizado el tema de las personas implicadas en la evaluación de los programas, siendo las mismas, los políticos, los directivos, los prácticos o técnicos, los usuarios, los allegados, considerados éstos tanto en el ámbito social, familiar o del propio centro, los potenciales usuarios y la población en general.

El profesor en su disertación también ha puesto de relieve tres ámbitos clave en el proceso de evaluación del programa, siendo los mismos el marco contextual, es decir, donde vamos a intervenir, para pasar a analizar el marco de ejecución, esto es, el plan operativo de trabajo y la valoración de resultados con una selección de criterios y análisis de los mismos que sea realmente operativa y relevante, para su posterior toma de decisiones y redacción de informes.

La jornada de la tarde se ha iniciado con la ponencia de Gerardo M. Fernández González titulada “El desarrollo de habilidades sociales: La mejora de la autoestima y la asertividad. Autoevaluación y supuestos prácticos”. En la misma ha expuesto, en primer lugar, 7 razones para desarrollar las habilidades sociales porque las utilizamos toda la vida y todo el tiempo, igualmente son la base de todo aprendizaje, y, del mismo modo, las emociones y los sentimientos potencian todas las inteligencias del ser humano, asimismo refuerzan o deterioran nuestra autoestima. Además, la ignorancia emocional puede producir sufrimiento y enfermedad; y para terminar con estas razones hay que tener en cuenta que los padres, tutores y maestros modelamos la inteligencia o ignorancia, siendo ésta, la técnica del modelado.

El profesor Fernández González ha expuesto en su disertación los tres tipos de habilidades fundamentales. Las primeras estarían enfocadas para la vida en general, con un control de las emociones para un buen manejo del estrés y de los sentimientos. Seguidamente las habilidades cognitivas, para la toma de decisiones, solución de problemas, comprensión de consecuencias, determinación de soluciones y pensamiento crítico entre otras. Y, en tercer lugar, encontraríamos las habilidades sociales, para la comunicación, negociación, asertividad, relaciones interpersonales, cooperación y empatía.

Por otra parte, Fernández González ha analizado el tema de la comunicación verbal y no verbal. La verbal llevada a cabo mediante palabras orales o escritas y la no verbal sin la utilización de un lenguaje articulado.

Así pues, esta última se podría realizar mediante señales de lenguaje corporal, entre ellas, la kinésica mediante gestos y posturas, la proxémica, utilizando el espacio, la paralingüística y la simbólica-icónica. De la misma forma, ha incidido en las áreas de influencia de la comunicación no verbal, traducida en los gestos, expresiones faciales, miradas, movimiento de las extremidades y posturas corporales. Considera, del mismo modo, y esto ya en el ámbito académico y escolar que el contacto ocular con el alumnado es fundamental.

Al ser una sesión con una parte eminentemente práctica se han realizado diferentes supuestos en la misma, como por ejemplo la “Flor del conflicto”, relativa al análisis de conflictos, pero entendiendo éstos como oportunidades para aprender, es decir, vistos desde una versión positiva, con posturas de negociación para atender el conflicto y comprobando que ante la falta de habilidades de comunicación hay que enseñarlas.

 Comunicación UNED

Compartir.

1 comentario

  1. Pingback: Emociones que inspiran

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×