Lo que mueve y lo que conmueve, conferencia inaugural de los XXX Cursos de Verano de la UNED

0
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

El escritor y periodista Use Lahoz fue el encargado de impartir la exhaustiva y erudita conferencia inaugural. Su doble condición de creador y profesor en instituciones como la Université Sciences Po de París, el Instituto Cervantes, un liceo y la embajada española en Francia, le permitió conducir a los asistentes por varios siglos de historia del arte, la comunicación y la creación. Personajes, teorías, definiciones y anécdotas se entrecruzaron en su discurso, que comenzaba señalando que “se dice que el dinero mueve el mundo, pero es el arte quien lo conmueve”.

Apoyó su tesis en una estadística fiable: en el cementerio Père-Lachaise, en París, yacen muchos personajes célebres, premios Nobel, como el la Paz, el sindicalista Léon Jouhaux; políticos de la Revolución Francesa, como Paul Barras; colaboradores de Napoleón, como su cuñado Joachim Murat, que llegaría a ser rey de Nápoles; científicos como Louis Joseph Gay-Lussac, físico que dio lugar a la teoría de gases que lleva su nombre; mandatarios extranjeros como Manuel Godoy, valido del rey Carlos iV de España y Francisco Largo Caballero, presidente de la II República española; o Rafael Leónidas Tujillo, dictador dominicano. Sin embargo, las dos tumbas más visitadas son las de Jim Morrison, cantante de la banda de rock The Doors, y Oscar Wilde, el gran genio y escritor dandy de la literatura irlandesa. ¿Por qué? Porque aunque los demás movieron el mundo “ellos dos supieron conmoverlo”.

El escritor se recordaba de chaval, con sólo 13 años, acumulando 10 suspensos, “incluidos gimnasia y religión” y el gran disgusto de su madre. Mientras recorrían la ciudad en busca de un nuevo colegio descubrió, en una pizarra, la recomendación de libro de lectura complementario Zalacaín el aventurer, de Pío Baroja. “Lo quiero, mamá”. Y lo tuvo. Lo leyó y quiso convertirse en Zalacaín, vivir una vida vibrante y no su aburrida adolescencia. Y siguió devorando libros e historias, y en la siguiente evaluación tuvo 9 suspensos y un sobresaliente en lengua y literatura, “lo que demuestra que para ser escritor no hace falta ser brillante en los estudios; hace falta leer mucho y tener contenta a la madre, que también es muy importante”.

De la mano de Lahoz acudíamos al banquete de Platón, donde un inquieto alumno de Sócrates espera a su maestro, entretenido gozando con unas ninfas que le tienen secuestrado. Cuando llega el filósofo, el joven discípulo le ruega que comparta con él asiento y conocimiento. El maestro le responde que el conocimiento no se comparte como el agua que se vierte de una jarra a un vaso, de forma controlada y unidireccional, el conocimiento se comparte como tamizado por un colador, anegando su entorno, impregnando lo que le rodea y salpicando a quienes se le acercan.

También paseamos junto a Stalin y Picasso, en la primera retrospectiva que París le dedicó al pintor. “Pero esto, Pablo, podría hacerlo mi nieto”, dicen que dijo el presidente soviético al maestro cubista. “Su nieto sí, pero usted no”, dicen que le respondió el genio, porque hace falta, matizaba Lahoz, una alta capacidad de abstracción y una férrea libertad creativa para deconstruir la realidad y conmover a quien observa cada una de sus obras.

El escritor y profesor reivindicó lo inútil, el arte, la belleza, la cultura, como “alimentos del espíritu”, en contraposición a lo útil, la economía, las políticas, las ciencias imprescindibles, ya desde el principio de los tiempos. Apuntó a una tesis que mantiene que el homínido dejó de ser animal para convertirse en humano el día que un macho seductor cortó una flor para ofrecérsela a su compañera.

En cuanto al proceso creador, siempre supeditándolo a la capacidad lectora que aquel Zalacaín había despertado en el niño que fuera, afirmó compartir con Borges su cita “qué los demás se jacten de las páginas que han escrito; yo me jacto de las que he leído”.

Aida Fernández Váquez
Fotografías: José Rodríguez

Compartir.

Comentarios están cerrados.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×