0 Flares 0 Flares ×

El curso “Inteligencias Dormidas” se celebrará del 10 al 13 de septiembre en el Centro Asociado de la UNED en Pamplona, y será inaugurado el próximo lunes por la escritora Espido Freire. Además, en el curso participarán el psicólogo Luis Arbea, la médico Leyre Arbea y el filósofo Javier Sádaba.

Todas las personas presentamos capacidades y  maneras de enfrentarnos a los problemas de la vida que apenas las utilizamos y que las tenemos desaprovechadas. Por eso se llaman  “inteligencias dormidas”. Para abordar este tema, el centro de la UNED en Pamplona ha organizado el curso “Inteligencias Dormidas” con el objetivo de que nos proporcione pautas para despertarlas e incorporarlas a nuestro quehacer diario y vivir con un poco más dignidad y plenitud.

El curso, dirigido por el psicólogo Luis Arbea, se celebrará en el Aula Magna del Centro Asociado de la UNED en Pamplona del 10 al 13 de septiembre a partir de las 18:00 horas. Más de 150 personas asistirán a esta actividad universitaria, cuyas plazas ya están agotadas. Participarán la escritora Espido Freire, la médico Leyre Arbea, el filósofo Javier Sádaba y el propio Arbea, quienes abordarán la inteligencia estética, la inteligencia paciente, la inteligencia ética y la inteligencia espiritual.

La inteligencia ética nos podría ayudar a ser un poco más honestos y coherentes y la inteligencia paciente nos proporcionaría mayor tolerancia a la enfermedad y al sufrimiento. Por medio de la inteligencia estética podemos esperar disfrutar más de la belleza, y quizás, las reflexiones sobre la inteligencia espiritual nos podrían favorecer a dotar de más sentido a nuestra vida.

 

Programa y ponencias del curso “Inteligencias Dormidas”

La inteligencia estética – Espido Freire. Escritora. Universidad Internacional de Valencia. 10 de septiembre 18:00h.
A lo largo de los siglos la inteligencia y sus definiciones han variado de maneras insospechadas: también lo ha hecho el sentido de estético y de belleza. Si en un primer momento la única Estética posible provenía de la contemplación y de la imitación de lo divino, la progresiva importante del ser humano como ser pensante y los otros conceptos de belleza (la relacionada con la armonía o el caos, la naturaleza o el arte) nos hace que surjan nuevas preguntas. Algunas continúan siendo relativamente elevadas: ¿Existe una demanda creciente de que la belleza, en su sentido más noble,  haga el mundo más habitable? ¿Podemos hablar de una inteligencia contemporánea que desprecie la belleza? y a un nivel más banal ¿en qué estamos convirtiendo la belleza? ¿En moda, en una modificación constante del cuerpo humano, en una forma de comercio? ¿Hemos convertido la belleza y la inteligencia en términos opuestos? ¿O hay una mayor posibilidad de diálogo de la que nunca haya habido antes?

La inteligencia ética – Javier Sádaba Garay. Filósofo. Universidad Autónoma de Madrid. 11 de septiembre 18:00h.
La charla consta de cuatro partes. En la primera se analiza la postura socrática según la cual la mala acción se debe a un error de la inteligencia. Es porque no se ha contemplado bien el objeto en cuestión por lo que obramos mal. En la segunda se estudia la postura opuesta. La que decide es la voluntad y la inteligencia es únicamente un medio. Esta opinión tiene un reflejo teológico considerable. Algo sería bueno porque Dios lo quiere y nada más. Y la tercera, de cuño aristotélico, se sitúa en medio. Muchas veces, por debilidad de la voluntad, realizamos malas acciones, aunque la inteligencia nos advierta del mal a llevar a cabo. Será esta postura la defendida. Finalmente, y en un cuarto punto, se desvelarán las deficiencias de las dos anteriores.

La inteligencia paciente. – Leyre Arbea Moreno. Médico. Universidad de Navarra.12 de septiembre, 18:00 horas.
El sufrimiento del ser humano ante la enfermedad es algo natural y legítimo. La sensación de pequeñez, incertidumbre y soledad que implican muchos diagnósticos, provoca un sufrimiento emocional que angustia, muchas veces desproporcionadamente a la persona enferma, y le impide “vivir” con naturalidad el día a día.

Desde mi experiencia como oncóloga, recorreré, a través de las historias de mis pacientes, a través de las lecciones de vida de mis pacientes y acompañantes, las mejores estrategias para aliviar el sufrimiento emocional que acompaña a un enfermo de cáncer y, en última instancia, desarrollar esa inteligencia paciente tan recomendable y beneficiosa en situaciones de adversidad.

La inteligencia espiritual – Luis Arbea Aranguren. Psicólogo. UNED Pamplona. 13 de septiembre, 18:00 horas.
La dimensión espiritual es consustancial al ser humano. Desde el principio de los tiempos hombres y mujeres no hemos cesado de buscar respuestas a trascendentales cuestiones que permanentemente se nos presentan, nos preocupan, cuando no nos atormentan. ¿Qué sentido tiene mi existencia? ¿Para qué hemos nacido? ¿Por qué existe el mal en la tierra? ¿Cuál será mi destino después de muerto? Son interrogantes (casi siempre sin solución satisfactoria) que gravitan sobre nuestras vidas en una incesante y desesperada búsqueda de sentido y en una esperanzadora apertura al misterio existencial que va más allá de lo material y que son dos aspectos esenciales de lo que, desde nuestro punto de vista, constituye esa espiritualidad o religiosidad natural que está escrita en nuestro ADN. Una espiritualidad que, posiblemente condicionada por las explicaciones de un materialismo científico, la tenemos si no bloqueada, cuando menos dormida. Una auténtica pena cuando muchas personas, en más de una ocasión y en mayor o menor medida, sentimos un cierto vacío existencial que, no es precisamente lo más saludable para nuestros espíritus. Una desazón vital agravada por la situación sociopolítica que nos está tocando vivir tanto a nivel internacional como nacional que nos lleva a tener, parafraseando a Ortega y Gasset, el alma desilusionada.

Y desde esta perspectiva planteamos nuestra hipótesis en la que el desarrollo de nuestra adormecida inteligencia espiritual (como expresión práctica de nuestra religiosidad natural), nos puede ayudar a llenar nuestras vidas, dotarlas de más sentido y, en última instancia, ilusionar el alma. Y es que por medio del uso y aplicación de la inteligencia espiritual, incorporamos espiritualidad a nuestras vidas. Una inteligencia espiritual que tiene muchos planos, muchas dimensiones, variadas manifestaciones prácticas, pero que la podemos incorporar a nuestra vida diaria con naturalidad y sin ningún tipo de esoterismo sofisticado, en una serie de actitudes y de conductas frente al mundo, frente a nosotros mismos y frente a los demás que constituyen un bálsamo prodigioso y que, como dice el poeta, puede curar muchas heridas del alma. Un bálsamo maravilloso cuya fórmula es muy sencilla: conciencia, amor y compromiso.

+ Información curso «Inteligencias Dormidas«.

 

Centro Asociado UNED Pamplona

COMUNICACIÓN UNED, 7 de septiembre 2018

 

 

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×