0 Flares 0 Flares ×

El congreso, que se ha celebrado en el Centro Asociado de la UNED en Ávila, ha contado con la participación de investigadores de universidades españolas y extranjeras, dando especial relevancia a los jóvenes y a la colaboración.

Después de tres días de intenso trabajo, el II Congreso Internacional de Psicobiología que ha celebrado en el Centro Asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Ávila como colofón a la XXVIII edición de sus Cursos de Verano, ha finalizado con el acto de clausura y la entrega de premios a los mejores posters y comunicaciones orales de los jóvenes investigadores que han participado.

El congreso ha contado con un total de 160 participantes, a los que hay que añadir 11 ponentes del comité científico de distintas universidades españolas, 5 ponentes llegados desde fuera de nuestras fronteras y el comité organizador, compuesto por un total de 12 personas, 7 de ellos de la propia UNED y los otros 5 de otras universidades de nuestro país.

Según ha destacado a su finalización la presidenta del congreso, Paloma Collado, “estamos muy satisfechos porque ha ido muy bien, hemos contado con mucha participación en el sentido de que han mostrado mucho interés tanto en los simposios y las comunicaciones orales, como en la exposición de pósteres, que han contado con una asistencia muy numerosa” y ha destacado que “estamos muy contentos tanto por la parte científica, como por las posibles colaboraciones que se pueden establecer a partir de ahora entre los investigadores y los laboratorios”.

Collado ha destacado la incorporación de la Asamblea General de los Sociedad Española de Psicobiología al congreso, porque “en ella se plantearon una serie de actividades para estos dos próximos años que ayudarán a continuar con esa colaboración”, además de que, ha apuntado, “con ella hemos logrado aunar a las personas que están en el ámbito de la psicobiología, que no solamente somos nosotros los psicólogos, sino todo el resto de personas de otras áreas que también están haciendo investigación en nuestro ámbito, lo que demuestra que no somos un área cerrada, sino que estamos abiertos a colaborar”. En ese sentido, ha destacado, “queremos tener una identidad, pero nuestro objetivo es colaborar con mucha gente”.

Otro de los puntos que la profesora de la UNED ha querido destacar del congreso ha sido la de traer hasta Ávila a los investigadores de otros laboratorios extranjeros para las conferencias plenarias, porque, ha señalado, “muchos de los participantes nos han dicho que de algunos de ellos habían leído sus primeros trabajos hace muchos años y les habían servido de guía para hacer su propia investigación, por lo que verlos aquí en persona y poder escucharlos ha sido muy relevante para ellos”.

Collado ha recordado que “los simposios han estado dedicados a los investigadores más sénior, que han hablado de sus investigaciones más en un contexto de grupo, de equipo, pero también hemos tenido la parte de todos los jóvenes investigadores que han hablado de cosas más concretas, de sus resultados y de los pósteres, que también muestran sus primeros resultados”. Y es que, ha destacado, “lo más importante es que haya podido conocerse, hablar y debatir entre los científicos ya consolidados y los más jóvenes”.

Finalmente, no ha querido dejar pasar el turno de los agradecimientos para el Centro Asociado de Ávila de la UNED, “que nos han apoyado muchísimo” y a la Diputación y al Ayuntamiento, porque, ha dicho, “ha sido un lujo poder trabajar con el centro y con la ciudad” y ha comentado que “lo que estamos recibiendo es agradecimiento por parte de toda la gente por la ciudad, están encantados con ella y, la idea de celebrar este congreso, está uniendo aún más a los investigadores en nuestra área, por esa sensación de oportunidades de colaborar”.

 

Tres intensos días de congreso

El II Congreso Internacional de Psicobiología comenzó el pasado miércoles 19 de julio con la conferencia inaugural que llevó a cabo el portugués Nuno Sousa, de la Escuela de Ciencias de la Salud de la Universidad de Minho, y en la que destacó cómo es el impacto del estrés cuando hablamos de un estrés maladaptativo, cómo se alteran distintas estructuras cerebrales, tanto la morfología como la función de esas estructuras y cómo es el cambio dinámico a lo largo del tiempo en una situación de estrés prolongado y crónico, todo ello basado en estudios no sólo en animales sino también en humanos. Sousa destacó en su intervención la importancia de la psicobiología apuntando que “es muy interesante tener la perspectiva que une tanto los conocimientos de la biología como de la conducta y cómo influyen unos en otros”.

Ya en la segunda jornada, el jueves 20 de julio, se llevaron a cabo dos conferencias plenarias, la primera de ellas a cargo de Gaetano Di Chiara, del Departamento de Ciencia Biomédica de la Universidad de Cagliari, quien habló sobre los mecanismos comunes del refuerzo tanto de drogas de abuso como de los reforzadores naturales como, por ejemplo, la comida; y Giancarlo Panzica, del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Turín, que, en su caso, trató el tema de los mecanismos neuroendocrinos que regulan el comportamiento, una línea de investigación que llevan varios años desarrollando en busca de conocer cómo distintas sustancias químicas pueden interferir en el comportamiento y, en concreto, en conductas como las reproductoras, la agresividad, el metabolismo, la obesidad y durante el desarrollo.

Finalmente, en la última jornada del congreso, este viernes 21 de julio, ha sido el turno de Andrea Chiba, del Departamento de Ciencia Cognitiva de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), la encargada de pronunciar la Conferencia de Clausura, en la que ha hablado de su trabajo e investigación sobre una zona del cerebro, el prosencéfalo basal, que es el sistema que proporciona al cerebro la acetilcolina, uno de los neurotransmisores más importantes para procesos como la atención o la memoria y que son áreas o zonas que se encuentran deterioradas en personas que, por ejemplo, sufren la enfermedad de Alzheimer.

El congreso, además de con la Asamblea General de los Sociedad Española de Psicobiología, se ha completado con un total de dos talleres de jóvenes investigadores, tres sesiones de posters, dos comunicaciones orales y ocho simposios, que han contado con 31 ponencias diferentes temas como dolor y emociones; interacciones sexuales en la expresión del comportamiento; nuevas perspectivas en modelos animales de estrés y agresión y sus cambios neurobiológicos y de comportamiento; modelos experimentales en investigación; psicobiología del comportamiento motivado y la adicción; psicobiología de la motivación y mecanismos de déficit y recompensa; mejora cognitiva; y correlaciones eléctricas cerebrales de los procesos cognitivos y afectivos del reconocimiento facial humano.

 

Antonio Sánchez

Comunicación UNED

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×