0 Flares 0 Flares ×

Dentro de su programación de actividades de Extensión Universitaria y culturales el Centro Asociado de la UNED Madrid Sur organizó el sábado 7 de junio una visita a la colegiata de San Isidro. Acompañó al grupo Juan P. Rodríguez, subdirector de Extensión Universitaria. Rosario Hidalgo, estudiante del Centro Madrid Sur, hace balance de la visita.

La colegiata de San Isidro  es un templo católico situado en el casco histórico de Madrid, en el número 37 de la calle de Toledo. Fue la catedral provisional de esta ciudad hasta 1993, año en el que abrió sus puertas la catedral de la Almudena. El edificio fue construido en el siglo XVII como iglesia del antiguo Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, que se encuentra anexo al edificio. En ella se custodian los restos mortales de san Isidro, patrón de Madrid, y de su esposa, santa María de la Cabeza.

El templo se debe a un diseño de 1620 del arquitecto Pedro Sánchez, las obras, que comenzaron dos años después, fueron dirigidas por este maestro hasta 1633 y continuadas posteriormente por Francisco Bautista y Melchor de Bueras, quienes finalizaron la construcción en 1664.

La iglesia sustituyó a la parroquia de san Pedro y san Pablo, del siglo XVI, que fue demolida, junto al primitivo Colegio Imperial, siguiendo las instrucciones dejadas en su testamento por María de Austria (1528-1608), hija de Carlos I. La Emperatriz legó su fortuna a la Compañía de Jesús con el propósito de que se construyera un edificio de nueva planta sobre el solar de la iglesia derribada.

El templo fue consagrado el 23 de septiembre de 1651, trece años antes de su conclusión, quedando adscrito a la citada orden religiosa e inicialmente dedicado a San Francisco Javier. En 1767, con la expulsión de los jesuitas, se transformó en colegiata.

Dos años después, por orden del rey Carlos III quedó bajo la advocación de San Isidro,  donde al parecer se encuentran  sus restos, como el pozo donde se dice que salvó a su hijo de morir ahogado. También fueron trasladadas las reliquias de su esposa, Santa María de la Cabeza.

En 1936, el edificio fue incendiado nada más comenzar la Guerra Civil Española

Tras la contienda, todo el templo fue restaurado. El proceso se desarrolló lentamente a lo largo de dos décadas, intentando recuperar en lo posible los elementos originales, hasta culminar en la década de 1960.

Desde 1978  y debido a los muchos andaluces afincados en la capital, el templo es sede canónica de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima de la Esperanza Macarena, que recoge el testigo de estas dos devociones sevillanas y efectúa su salida procesional en la tarde del Jueves Santo.

Lo mejor de la visita, la estupenda explicación del guía, Caballero de la Orden del Temple, fue un verdadero placer escucharle.

Centro Asociado UNED Madrid Sur

COMUNICACIÓN UNED, 14 de junio de 2018.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×

Comentarios están cerrados.

0 Flares Google+ 0 LinkedIn 0 Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×